Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
cnte

Cuando se Deja Crecer a los Enanos, Cambian los Momios

*Las (Malas) Clases de la CNTE en la Economía Nacional

*Sus Efectos Reprobarán a Miles de Amas de Casa en el País

*En Este Tipo de Guerra “Siempre hay Bajas”, Dicen Oponentes

*En Medicinas, en Tres Meses se han Elevado los Precios 20%

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

El problema del uso mediático del desabasto, lo mismo de medicinas que de alimentos o productos para el mercado interno y hasta exportables, en el problema de los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, es que se le está revirtiendo al gobierno (en todas sus dimensiones) y empresarios que la enarbolan con singular alegría.

Los maestros, en una suerte de metodología de mosquito, pero a lo bestia, con eso de pica y desafías al Estado vociferando todo el tiempo, podrán tener o no razón en sus demandas, pero le han ganado la partida al poder porque nunca estuvo preparado para un enfrentamiento de esta naturaleza.

Ya lo hemos comentado aquí: dejaron crecer a los enanos, los subestimaron todo el tiempo, les negaron salidas y los quisieron acabar a punta de periodicazos, pero la terca realidad ha venido ganando la partida y solo con un tajo real, efectivo, pudieran solucionar el asunto de la reforma educativa en donde, insistimos, los que se decían menos van enderezando los momios a su favor.

No vamos a discutir aquí sobre la validez o no de los cambios en la instrucción pública ni como se aplican laboralmente a los profesores de todo el país, pero lo cierto es que el descuido oficial ha sido más que elocuente y la percepción sobre los dirigentes del magisterio disidente ya es de que son víctimas del perverso y omnipotente poder público.

Bajo ese criterio, los mentores no saquean, expropian; no bloquean, llaman la atención de la opinión pública nacional e internacional; no provocan para buscar sangre, se aseguran de que el mundo esté enterado del Estado represor en el que nos movemos; y en fin, no actúan en forma ilegal e impunemente, solo se oponen a una serie de cambios quesque constitucionales que acaban con algunas de sus “conquistas laborales históricas”. Así de sencillo.

Por lo mismo, amig@s, y regresando al tema, sí hay desabasto o no de medicamentos en las zonas en donde la CNTE es ama y señora es resultante solo de que en este tipo de guerra “siempre hay bajas” –de acuerdo con la impecable e implacable lógica de una aguerrida dirigente de la Coordinadora-, pero en esos heridos o lastimados bélicos les tiene sin cuidado los que no forman parte de su ghetto, de los suyos.

Pero el otro pequeño gran problema, que muchos han querido pasar por inadvertido, es que todo esto sí está teniendo repercusiones importantes no sólo en el plano de la salud –que ya de por sí es un asunto grave- sino también en el no menos importante rubro de los precios. Eso que nadie quiere ver, pero que todos sentimos en los bolsillos.

Nos comentaba un asesor de los expendedores de farmacias que tanto en el caso de las medicinas como tales, como en los tratamientos –léase laboratorios- e incluso en las cirugías, se han elevado en sus tarifas y precios alrededor del 20 por ciento sólo en los últimos tres meses, es decir, desde que inició la etapa más intensa de las movilizaciones de la CNTE. Y eso que entonces aún no empezaban los bloqueos como tales.

Como hace poco nos refería un líder del Sindicato oficial del magisterio, el SNTE, en el punto estrictamente educativo “la derecha le está ganando el juego a la izquierda, con la anuencia de ésta misma”, o dicho de otro modo, está avanzando sin coto la llamada educación privada (con todo lo que esto implique en cuanto a programas de estudio y orientación e ideología de la instrucción), pero también se han encarecido todos los textos pedagógicos, y ni hablar de los llamados útiles escolares.

De acuerdo con un estudio de especialistas en el consumo, en el sureste del país el alza inflacionaria va por encima hasta casi 30 por ciento sobre el resto de precios en la República, en este tipo de menesteres. Y creo que se quedan cortos, salvo su mejor opinión.

En otras entidades como Michoacán, los problemas relacionados con la falta de entrega de mercancías que tanto han lesionado al sector siderúrgico, minero, al automotriz, al propio químico y químico farmacéutico, ya han venido erosionando el sistema de distribución de estos bienes y por supuesto han disparado la carestía respectiva. ¿Quién va ganando el partido?

La respuesta inmediata a esta última duda sería que la misma Coordinadora, que va perdiendo el gobierno. Pero déjenos informarle que quien realmente va perdiendo todo es la gente, es decir, nosotros.

De entrada, habría que plantear que esa subida de precios que ya están cubriendo oaxaqueños, guerrerenses, chiapanecos, michoacanos y capitalinos, tiene una honda afectación en el común de los consumidores y no sólo en los que estén conectados con los aspectos educativos. Reducirlo a eso sería torpe y miope.

Pero además, como lo hemos planteado ya en este espacio, todo es parte de todo. Así que si la carestía se agudiza en el sureste o en Michoacán, ya veremos mayores ajustes alcistas en otras plazas tan o más importantes que las descritas, situación mucho más peligrosa de lo usual si se toma en cuenta que los precios ya están subiendo de por sí por factores estacionales, o por los que usted quiera y mande.

Veremos cuándo termina, por fin, la bronca magisterial. Solo a partir de entonces, empezaremos a ver hasta dónde llegarán las repercusiones en el resto de las variables macro en donde los precios llevan la voz cantante. No se nos vaya a espantar si se vean cosas nada agradables, y no sólo en temas educativos o de medicinas. Qué conste que se lo dijimos.

En esto del final, estas Lascas Económicas buscan una salida digna y para ello ya se juntan con otras piedras romanas y filosas para hacer lo que haya que hacer. Y ya le esperan en este mismo espacio, pero la semana entrante.

Escribir un comentario