Banner




Ud. está aquí

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
las_huellas_del_feminicidio

La Violencia Contra la Mujer en México, no Cesa

*Las Mujeres de Ciudad Juárez ¿Otra vez son Perseguidas?

*En Chiapas, Oaxaca y Guerrero Radican las más Pobres

*Homicidios, Secuestros y Violencia Sexual en la República

POR IVÁN RUIZ

Hoy que los estados de Chiapas, Guerrero, Michoacán y Oaxaca fundamentalmente están en el candelero, tristemente como consecuencia de las acciones de grupos políticos con intereses económicos más que educativos, en los cuales las menos participantes son las mujeres, hay que decir que ellas están más ocupadas en buscar el pan de cada día y evitar la violencia en su contra.

Y lo decimos porque los estados considerados con una mayor pobreza entre las mujeres son, Chiapas, donde 75.9% son pobres. Le siguen Oaxaca, 66.6%; Puebla,  65.4% y Guerrero, 65.3%. Michoacán está con porcentajes cercanos. El universo de féminas en México abarca a 61,531.328. de los cuales 27,801.471 son rurales.

Dice el Inegi que los Censos Económicos 2014 brindaron información amplia y detallada sobre las actividades económicas del país y resaltó entre otros aspectos la participación de la mujer en la economía nacional.

Asegura además que de las más de 29 millones de personas ocupadas que se tenían en cerca 5.7 millones de unidades económicas reportadas por los mencionados censos, las mujeres alcanzaron el 43.8 por ciento.

REPUNTA LA PROBLEMÁTICA

Sin embargo, hay renglones donde las mujeres continúan siendo las principales víctimas. Es el caso. Recientemente en un viaje realizado por una pareja nos comentaron que les llamó la atención el repunte de desapariciones y asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez, donde las denominadas “muertas de Juárez” fueron todo un escándalo hace diez años, inclusive sobre el tema se rodaron varias películas internacionales.

Inclusive la organización Nuestras Hijas de Regreso a Casa describió en aquel tiempo la problemática:

“En Ciudad Juárez desaparecen mujeres y no se vuelve a saber más de ellas, a menos que sus raptores decidan hacer aparecer sus cuerpos sin vida y con evidencias claras de haber sido brutalmente torturadas y asesinadas, violadas de manera tumultuaria y arrancadas partes de su cuerpo o quemadas. Las víctimas son mujeres jóvenes y de origen humilde, en su mayoría, son raptadas, mantenidas en cautiverio y sujetas a una feroz violencia sexual antes de ser asesinadas y dejadas en lotes abandonados. Todo parece indicar que estas jóvenes son seleccionadas por sus victimarios por ser mujeres sin ningún poder en la sociedad.”

También hicieron un recuento de la situación, por ejemplo, al señalar el primer ciclo 1993-1998:

“En el inicio de la barbarie aparecen los primeros signos de que “algo” estaba sucediendo en Ciudad Juárez. Se hace pública la desaparición de varias mujeres, muchas de ellas menores de edad y luego con horror se comienzan a descubrir los primeros cuerpos mutilados, violados y finalmente arrojados en basureros, o en predios abandonados.

“—Las autoridades no atinan a comprender las dimensiones del fenómeno social que comenzaba a gestarse en la ciudad y como respuesta, lejos de investigar y tratar de encontrar y castigar a los culpables, se criminaliza a las víctimas culpándolas de su desgracia. Frases como: “por algo sería”, “para qué se visten así”, “¿qué andaban haciendo solas tan noche?”, “a las mujeres decentes no las pasa eso”, "tenían doble vida", eran comunes en el lenguaje oficial”.

Hoy los mencionados viajeros explicaron que en el Aeropuerto de La Paz, Baja California Sur, dijeron, hay un cartel donde se muestran las fotografías de seis mujeres desaparecidas en aquella ciudad norteña.

Ese repunte y tal vez los homicidios ocurridos en diversos lugares de la República se tradujeron en la alerta lanzada por la ONU a principios del mes pasado, en la cual precisaba que en México una de cada siete mujeres era víctima de algún tipo de violencia.

A su vez la Red Mesa de Mujeres de Ciudad Juárez denunció que los feminicidios habían retornado a los mismos niveles del principio de este siglo, cuando el problema era muy grave. El año pasado ocurrieron 46 asesinatos y hasta junio de este 2016 ya sumaban 13 víctimas.

Hay que resaltar que la violencia contra la mujer y las niñas existe en todo el país. Inclusive Amnistía Internacional señaló en 2015 que continuaba siendo endémica e incluía homicidios, secuestros y violencia sexual. Ante ello, es cierto, el Sistema Nacional para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres anunció por primera vez la activación de un mecanismo de “Alerta de Género” en el estado de Morelos y en áreas del estado de México. La “Alerta de Género”, mencionó, estaba concebida para movilizar a las autoridades en la lucha contra la extendida violencia de género y obtener de ellas una respuesta oficial eficaz frente a los casos de violencia.

Además recordó: “En julio, cinco hombres fueron condenados a cadenas perpetuas múltiples por el secuestro, la explotación sexual y el homicidio en Ciudad Juárez —localidad fronteriza con Estados Unidos— de 11 mujeres cuyos restos mortales fueron hallados en 2012 en el desierto que rodea la ciudad. La sentencia del tribunal reconocía el carácter endémico de la violencia de género en la zona, y ordenaba nuevas investigaciones para determinar la implicación de otras personas en esos delitos”.

Esta situación permanece no obstante dicho esfuerzos.

 

Escribir un comentario