Banner




Ud. está aquí

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF
microbuses

“Tengo Dedito, no Tengo Dedito…”, en Reforma Reeleccionista del SUTGCDMX

POR VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN

El pasado 16 de mayo, el Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), realizó su primer congreso extraordinario del período 2015-2019, con el objetivo de reformar el artículo 161 de sus estatutos y permitir, de manera disfrazada, la perpetuidad de los dirigentes. Una oposición encabezada por la sección uno “Limpia y Transportes” -la más numerosa-, aparentemente impidió que la pretensión fructificara.

Ese artículo -y otros mas- fue reformado en 2011, sólo un mes después que Juan Ayala Rivero asumió la dirigencia de ese sindicato. Se introdujo la reelección “por única vez” y se amplió la gestión a cuatro años.

En la frustrada reforma -impulsada por el propio Ayala Rivero- de mayo pasado, se pretendía que los secretarios generales seccionales, y con ello toda la dirigencia, permanecieran en funciones hasta 2020 y pudieran ser electos para una gestión adicional de otros cuatro años.

En Los Privilegios del 24 de mayo, se publicó una fotografía en la que aparece Ayala Rivero sentado, derrotado, con la cabeza hacia el piso. Más tarde, en un evento de la sección uno “Limpia y Transportes”, su secretario general, Hugo Alonso Ortiz, explicó las razones por las que no avalaron esa reforma: quien quiera permanecer, debe someterse al voto de los trabajadores.

Sólo un mes y medio después, algo extraño sucedió: el pasado 28 de junio se efectuaron elecciones en la sección 39 “Dirección General de Informática” del SUTGCDMX. La señora María del Rocío Franzoni Lobo fue reelecta por segunda ocasión; el presidente del sindicato al tomarle la protesta correspondiente, dijo que lo hacía “en apego” a lo establecido por el artículo 161 “reformado con fecha 16 de mayo del 2016”.

En la clausura del congreso extraordinario de mayo, Ayala Rivero dijo que se mantenían los estatutos en los términos que estaban en materia electoral.

La contradicción es obvia.

El artículo 161 de los estatutos de ese Sindicato establece -o establecía-: “El gobierno de cada Sección estará a cargo de un Comité Ejecutivo Seccional que durará en sus funciones cuatro años y que no podrá ser removido total o parcialmente sino de acuerdo a lo establecido por estos Estatutos, podrán ampliarse en parte o en su totalidad los integrantes del Comité Ejecutivo Seccionales en el mismo cargo por única vez en el período inmediato siguiente, mediante el voto personal, directo y secreto”.

Según esto en el Congreso extraordinario se habría autorizado suprimir la frase “por única vez”. Sólo que nadie recuerda que así hubiese ocurrido. Lo único que habría quedado claro es que se impidió la prórroga de los dirigentes seccionales hasta 2020.

Algo irregular parece haber ocurrido.

Incluso hay quien asegura que la supuesta -por aquello de que nadie recuerda haberla votado- reforma al artículo 161, se habría tramitado su toma de nota ante el TFCA y que, el secretario general de la sección uno “Limpia y Transportes” no impugnará porque pretendería ser reelecto en octubre próximo.

Uno de los compromisos más insistentes que Hugo Alonso hizo a los trabajadores durante su campaña hace cuatro años, fue que no buscaría la reelección, como entonces lo intentaba Horacio Santiago, el secretario general saliente.

Para que Alonso Ortiz opte por la reelección al frente de los recolectores de basura, deberá contar con la aprobación de los ex secretarios generales, los cuales tienen un peso importante en esa sección. En las elecciones de 2012, se rehusaron a apoyar las ambiciones reeleccionistas de Horacio Santiago.

Inmediatamente después que la sección de limpia encabezó la oposición a la reforma del artículo 161 del estatuto, disidentes efectuaron un mitin en las instalaciones del SUTGCDMX -en Antonio Caso casi esquina con Insurgentes-, donde además de derribar una puerta metálica, demandaron la destitución de Alonso Ortiz, quien se burló del grupo “1 más 1” a los que le agregó “más 30 mil pesos” por la supuesta venta de plazas.

En el caso de la sección 39, desde el registro de planillas el secretario de procesos electorales y el presidente del consejo de vigilancia del SUTGCDMX, Héctor Ruelas Hernández y Roberto Patiño, impidieron que el candidato de la planilla amarilla, David Díaz, impugnara a la señora Franzoni. “Si quieres ir a Tribunal (Federal de Conciliación y Arbitraje) a demandarme, allá nos vemos”, le espetó irónico Ruelas Hernández.

Lo que ocurre al interior del sindicato más numeroso de la Ciudad de México, no abona en beneficio de una eventual candidatura presidencial del jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera, cuyos negativos se han acumulado en los últimos meses: el aumento en el precio del boleto del metro, el nuevo reglamento de tránsito que encareció las multas a los automovilistas, los altos niveles de la contaminación, la invasión de inmuebles y los pronósticos que en las próximas elecciones Morena alcanzará el primer lugar y su distanciamiento con la corriente Nueva Izquierda -mejor conocida como “Los chuchos”-.

PARA LA AGENDA

Después que el presidente Enrique Peña Nieto presentara en la Cámara de Senadores, a finales de abril, una iniciativa de reforma constitucional en materia de justicia laboral, parece haber caído en el olvido. Los críticos del sindicalismo tradicional la celebraron, bajo el argumento que obedecía a presiones de organismos internacionales -la OIT, por ejemplo-, aún cuando ponían en tela de duda que el Poder Judicial fuese la opción para sustituir las juntas de conciliación y arbitraje. “Se debe eliminar todo elemento que convierta a la justicia laboral en lenta, costosa, de difícil acceso y cuestionable, así como combatir la parcialidad, simulación, discrecionalidad y opacidad. Para la consecución plena de estos objetivos, deben romperse paradigmas que constituyan obstáculos o desviaciones”, planteó en la exposición de motivos. La vorágine de hechos en el México actual, parecen han llevado al olvido esa iniciativa...

Escribir un comentario