Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
la_voz_del_pueblo

¿Alcanzará Hasta el 2018 en México el Impulso Populista?

*Hasta Ahora en Latinoamérica Pareciera que se Está Yendo

*Daríamos una Vuelta de Tuerca Para Regresar a lo que se fue

*Pregunta: ¿Realmente Estos Regímenes Benefician al Pueblo?

POR IVAN RUIZ

A estas alturas del siglo XXI se desconoce todavía si tras el  surgimiento del populismo en América Latina, hoy existe una reaparición o si el mismo nunca se ha ido y ha permanecido en uno u otro país. Al final de cuentas están utilizando al pueblo para acceder al poder.

En México todo indica que una vez concluida la Segunda Guerra Mundial se instauró (si no es que desde antes) y nunca se ha ido, con sus excepciones. El asunto es que para que el mismo desaparezca de nuestra vida política las mayorías del país deben contar con la suficiente cultura, educación, programas y atención a las poblaciones que se debaten en la pobreza.

Por lo tanto se observa lejano el día en que cada seis años un líder sí y el otro también (acaso el mismo) se aprovechen del entorno y de la realidad y con el cuento de salvar a la patria busquen arribar al poder y que no quiten el edo del renglón, por ejemplo desde hace veinte años.

En México, pues, hay tela de donde cortar. En otros países (por ejemplo en los Estados Unidos donde Bernie Sanders llegó para sorprender a propios y extraños) también.

¿Son la salvación? No, pero en el caso de los Estados Unidos este hombre ha puesto el dedo en la llaga, por lo que al vecino país no le haría nada mal una embarradita de socialismo, a lo mejor a través de la propia Hillary Clinton, si toma en cuenta el arrastre de quien ha sido su contrincante demócrata.

Aunque se les haya pasado la mano, dicen que en América Latina (el ejemplo fundamental es Argentina) “el mejoramiento de la situación de los trabajadores fue una preocupación central y la base para construir una sociedad más justa y menos conflictiva. El único sector a combatir era la “oligarquía”: una minoría vinculada con el enemigo extranjero, el “imperialismo”, ajena a los intereses del “pueblo” y la “Nación”.

Los estudiosos agregan que “el Estado jugó efectivamente un papel central en las transformaciones propuestas. Alentó el desarrollo industrial y, en el caso de México, también la reforma agraria. Tomó además a su cargo nuevas funciones empresariales como la explotación del petróleo y de ciertos servicios públicos; protegió a los empresarios industriales, impulsó leyes laborales y aumentó los ingresos de los trabajadores. Fue justamente entre ellos donde los líderes populistas obtuvieron el mayor apoyo”.

No deja de ser digno de estudio que mientras en los Estados Unidos se presenta en el proceso electoral un candidato considerado populista, al cual no le ha ido nada mal en las preferencias de las mayorías en América Latina se viva el declive de los gobiernos surgidos desde la mitad del siglo XX y que, hasta ahora todo indica que no van a tener los votos consigo (los que aun restan) después de que han caído por una u otra razones los emblemáticos Argentina y Brasil, así como uno que otro catalogado como tal. Inclusive en Nicaragua, Daniel Ortega se mueve en machincuepas en busca de permanecen en el poder que ha detentado desde hace años sin beneficio alguno para ese pueblo. Hoy ni siquiera la izquierda que lo acompañó en los tiempos de la Revolución lo está apoyando.

Dice Mark Weisbrot (codirector del Centro de Investigación en Economía y Política (Center for Economic and Policy Research, CEPR) en Washington, D.C. y presidente de la organización Just Foreign Policy) en el portal América Latina en Movimiento, en un artículo encabezado como “¿Se ha terminado el ciclo populista de izquierdas en América Latina?”:

“La izquierda latinoamericana lideró la “segunda independencia” de la región en el siglo XXI, modificando las relaciones económicas y políticas del continente y encabezando cambios económicos y sociales históricos que beneficiaron a cientos de millones de personas, especialmente aquellas en situación de pobreza, incluso a pesar de las pérdidas económicas de la desaceleración reciente. No obstante el revés electoral en Argentina y la amenaza actual contra la democracia en Brasil, la izquierda seguirá siendo probablemente la fuerza dominante en la región durante mucho más tiempo hacia delante”.

¿Será? En México aun no ha llegado al poder federal y quienes hoy pretenden arribar no son de izquierda, sino una mezcla donde quien pretende gobernar al país perteneció al Partido Revolucionario Institucional y su ideología, si es que algún día tuvo una que fuera de verdad firme, es en todo caso nacionalista, no izquierdista.

En fin en nuestro país en el 2018 veremos que tanto pueden los populistas contra todo el grupo conformado por nacionalistas, derechistas, ultraderechistas y demás.

Las apuestas se están cruzando desde ahora en todo el país, las luchas en pro y en contra también están ocurriendo.

¿Quién tiene la razón? ¡Vaya usted a saber! ¿Quién tiene el triunfo en la bolsa? ¡Nadie, ni ahora ni en el 2018!

 

Escribir un comentario