Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
juan_pablo_castanion

Errores de la Ley 3de3 y Algunos Efectos en la Economía

* “Desfaciendo el Entuerto” Para Evitar Incidentes Jurídicos

*Pretenden Combatir la Corrupción Causando más Problemas

*No Será Sencillo Aterrizar en la Realidad las Siete Leyes del SNA

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

Comentaba hace unas horas el máximo dirigente del sector privado, Juan Pablo Castañón, que esto de modificar el artículo 32 de la llamada Ley 3 de 3 –la pomposa Ley General de Responsabilidades Administrativas- no va a ser tan difícil como algunos pretenden que se vea. Todo en el marco del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA).

El hecho de que no se haya promulgado la semana antepasada y que el propio Ejecutivo vetara el asunto, representa un mensaje claro del Presidente Enrique Peña Nieto. Eso, y que se haya reunido con las cúpulas privadas hasta desfacer el entuerto.

No planea cometer un error en este asunto pues ya demasiados problemas se han realizado en su nombre y representación a lo largo de una administración que se niega a darse por vencida, aunque la realidad le diga otra cosa.

En fin, lo importante es que aplacando las voces, particularmente de los legisladores del PAN, el Ejecutivo se reunió con sus asesores jurídicos y con los mismos líderes empresariales, en donde se replanteó esto de la lucha contra la corrupción y las aberraciones legales que se pretendían instaurar, en una mala copia de marcos latinoamericanos –Chile y Uruguay se huelen, de lejos-, que no supieron mexicanizarse a la hora de la hora.

Todavía recordamos como festinaban algunas senadores blanquiazules en sus cuentas sociales, la noche ad hoc, estas nuevas normatividades que “iban a acabar con corruptelas” de comerciantes e industriales, y de pura pasadita tocaban a los empleados de las firmas, a los inversionistas nacionales y foráneos, y en una de esas hasta los beneficiarios de los programas asistencialistas como Prospera y, 70 y Más. Así de simple y sencillo.

Aparte del veto de bolsillo, que ya aplicó Peña al no firmar el documento de marras, también se envió una nueva iniciativa al estilo fast track para cambiar los señalados artículos, 32 más “15 relativos”, los cuales se ventilarían, ni más ni menos, en un periodo extraordinario, también fast track que caminará este fin de semana.

Argumentan, con razón, los hombres de negocios que para la regulación adecuada de las inversiones y tratar de evitar eso de los moches debajo del agua, la IP ya cuenta con un marco legal bastante estricto lo mismo en la Ley General de la Administración Pública Federal, en la Ley de Inversiones Extranjeras así como en la respectiva de Licitaciones Públicas.

Ya sabemos que en este asunto, los abogados se mueven solos para buscar esas “vueltecitas” y –como la historia lo demuestra- se han presentado varios casos de corrupción en donde los particulares “agitan el periódico debajo de la axila”, como reza el refrán japonés, y abonan el camino monetario para obtener pingües contratos y beneficios a largo plazo, pero lo cierto es que el esfuerzo de la sociedad civil y de los mismos legisladores para hacer válido un esquema anticorrupción eficaz y que nos beneficie, no se puede tropezar con este tipo de incidentes jurídicos en donde no se daña a la IP, sino a todo el país.

En este asunto, platicaba un abogado de empresas, aterrizar en la realidad todas las siete leyes que implican el SNA no será tan sencillo ni mucho menos, y además se requiere la conjunción de una cultura social sobre el particular, más la experiencia del nuevo sistema penal acusatorio que también atravesó sus cinco minutos de fama la semana pasada.

“No tardará mucho tiempo en que nos daremos cuenta si funcionan ambos sistemas y si el Legislativo no se equivocó como lo ha hecho en una multiplicidad de casos como la reforma política, la electoral, la de partidos e incluso la fallida de la mariguana o el mando mixto policial, de los que tanto se habló en las últimas semanas”, acota un poco lacónico nuestro amigo.

Por si usted no se había dado cuenta, de las mentadas reformas estructurales y de “ponerlas en acción” se dijo poco, casi nada. La luna de miel con la gente tiene años que concluyó y todos despertaron de la borrachera de los selfies.

Como era de suponerse, la sociedad exige resultados ahora y, si no, abuchea y desprecia sin miramientos a los que no cumplen o a los que se hacen tontos frente a sus propias promesas, como se demostró en las urnas a principios del mes que ahora concluye.

Pero el problema, ahora, es que el calendario electoral ya se les vino encima a Peña Nieto y sus presuntos partidarios que están esperando la hora cero para volteársele sin complejo alguno. Así que temas como la lucha contra la corrupción pueden quedarse solo en retórica discursiva que no va a aterrizar en aeropuerto alguno y le significaría –a pesar de que estas estupideces de la Ley 3 de 3 no sean de su cosecha- un fuerte revés en los comicios del 2018, y una prueba de ello será, sin duda, lo que ocurra en Nayarit, Coahuila y la joya de la corona, o sea, el Estado de México.

O para decirlo con mayor claridad, en estos tiempos tan adversos difícilmente le estará descontando la ciudadanía al Ejecutivo incluso que corrija el SNA y que todo, en teoría, quedé perfecta mente alineado. El grado de incredulidad y hartazgo es sobrado. Para dar y prestar. Y el sistema no parece aquilatarlo mucho que digamos. Eso tendrá un costo alto. Muy alto.

¿Cómo quedará, al final del camino, esta economía tan endeble y llena de alfileres? ¿Se los quitarán los hechos, el rechazo, la indignación, los maestros de la CNTE, las tonterías de los funcionarios educativos? Y lo que más nos interesa, ¿cómo nos quedará la economía casera? Que alguien nos explique e ilustre.

Mientras indagamos respuestas puntuales, estas Lascas Económicas buscan entre sus curiosidades si hay piedras afiladas, como hachas, que puedan romper el nudo gordiano que nos afecta a todos. Y ya le esperan en este espacio, con calma, pero la semana entrante. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario