Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
la_ley_marihuana

Aumenta en el Mundo el Consumo de Marihuana

*Incrementa su Capacidad Para Afectar la Salud

*Los Hombres la Utilizan más que las Mujeres

*Es la Droga de Mayor uso en las Prisiones

POR IVAN RUIZ

En este año en el mundo el consumo de opiáceos (heroína y opio) se ha mantenido estable, es más el uso de cocaína ha disminuido, mientras que el consumo de marihuana y el uso no médico de opioides farmacéuticos han seguido aumentando. Esto lo señala la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) en su Informe Mundial Sobre las Drogas del año pasado, aun que en 2016 todo indica que continúa la misma tendencia.

Desde entonces también alertó sobre las tendencias observadas en el consumo de estimulantes de tipo anfetamínico y dijo que varían de una región a otra.

Asegura además que hay indicios de que el número de personas que necesitan tratamiento por consumo de cannabis está aumentando en la mayoría de las regiones. “Los datos de que se dispone indican que ha aumentado el número de consumidores de drogas que padecen trastornos relacionados con el consumo de cannabis; además, cada vez hay más datos que apuntan a que el cannabis podría ser más perjudicial. Ello se refleja en el elevado porcentaje de personas a quienes se administra tratamiento por primera vez por trastornos relacionados con el consumo de cannabis en Europa, América del Norte y Oceanía. Según la escasa información disponible, el cannabis ocupa el primer lugar entre los tipos de drogas por cuyo consumo se administra tratamiento en África”.

Asevera que los datos más recientes disponibles indican que ha aumentado la prevalencia de consumo de cannabis en los Estados Unidos.

Asimismo, menciona que los avances en las técnicas de cultivo de la planta de cannabis y el uso de determinadas cepas seleccionadas genéticamente han producido un aumento en el número de cosechas, y un mayor rendimiento y potencia del cannabis.

La potencia de la marihuana que suele medirse por el grado de concentración de THC “ha ido aumentando en muchos mercados durante el último decenio, lo que ha dado lugar a una preocupación cada vez mayor respecto de la capacidad del cannabis para ocasionar problemas de salud graves. A pesar de que la creciente profesionalización y complejidad de sus métodos han permitido a los productores de planta de cannabis mejorar su capacidad para no ser detectados por las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley, los datos correspondientes a 2013 ponen de manifiesto un aumento en la cantidad de hierba de cannabis y resina de cannabis incautada en todo el mundo”.

EN LAS CALLES Y EN LAS CÁRCELES

Otro planteamiento interesante al respecto es que la marihuana es, con mucho, la droga más frecuentemente consumida en las cárceles. Lo explica:

“Si bien los datos disponibles sobre la materia son escasos, hay indicios de que un tercio de los reclusos consume droga durante su encarcelamiento al menos en una ocasión. El consumo de heroína en las cárceles en algún momento de la vida o durante el mes anterior (consumo reciente) es mucho más elevado que el de cocaína, anfetaminas o éxtasis”.

Hacen notar que la prisión es un entorno controlado de alto riesgo, donde el consumo de drogas, incluido el de drogas inyectables, suele producirse en condiciones especialmente peligrosas. “Ello podría explicar por qué el entorno carcelario puede caracterizarse por unos elevados niveles de enfermedades infecciosas, en particular el VIH, aunque también la hepatitis C y la tuberculosis, y por el acceso limitado a programas de prevención y tratamiento, lo que aumenta el riesgo de contraer virus transmitidos por la sangre”, precisa.

Y ojo porque la UNODC también resalta que no hay un remedio rápido y sencillo para atajar la drogodependencia. Se trata de un problema de salud crónico y, al igual que con otras enfermedades crónicas, las personas afectadas son vulnerables durante toda la vida y necesitan tratamiento de forma prolongada y continua. “Cada vez son más los estudios que ponen de manifiesto que muchas de las intervenciones encaminadas a prevenir la iniciación en el consumo de drogas (o una posible deriva hacia trastornos relacionados con dicho consumo) pueden ser eficaces si se tienen en cuenta los distintos aspectos relacionados con la vulnerabilidad personal y ambiental de los niños y los jóvenes, factores que en gran medida no dependen de la voluntad del individuo”, especifica.

Otro dato interesante para que se tome en cuenta en México por autoridades, maestros y padres de familia es que la probabilidad de consumir cannabis, cocaína y anfetaminas “es tres veces superior en el caso de los hombres que en el de las mujeres, mientras es más probable que las mujeres hagan un uso indebido de los opioides de venta con receta y los tranquilizantes. Dado que la probabilidad de que el inicio del consumo indebido de tranquilizantes y opioides de venta con receta dé lugar a un consumo habitual o actual de esas sus tancias es relativamente alta en comparación con otras drogas, este sigue siendo un ámbito de especial preocupación en lo que respecta a las mujeres”.

Y hay algo que prevalece prácticamente sin modificaciones: La producción de resina de cannabis sigue limitándose a unos pocos países de África septentrional, el Oriente Medio y Asia sudoccidental, mientras que la hierba de cannabis se produce en la mayor parte de los países del mundo. América del Sur sigue concentrando prácticamente todo el cultivo mundial de arbusto de coca, y Asia sudoccidental (Afganistán) y Asia sudoriental (principalmente la República Democrática Popular Laos y Myanmar) siguen concentrando la inmensa mayoría del cultivo ilícito de adormidera. Las anfetaminas están en todas partes.

Escribir un comentario