Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
cataclismo
mancera

Portadores del Cataclismo

*Cambio Climático y Crisis Alimentaria, los Agentes

*Urge Estabilizar el Crecimiento de la Población Mundial

*Esperemos a que las Autoridades se Pongan las Pilas

POR ÁNGEL LARA PLATAS

Los satisfactores que nos brindan la mejor comodidad, que nos proporcionan diversos placeres, están a un tris de transformarse en agentes del desastre que arrastrará a la humanidad entera. Esto es lo que opinan los catastrofistas.

El exponencial crecimiento de la población, así haya disminuido en las últimas décadas, está generando una mayor demanda en el tema de la energía. Más automóviles, incremento de la industria, y la necesidad de climatizar espacios privados o públicos, aprontan el agotamiento de los recursos naturales que producen energía.

Por ejemplo, la población de Estados Unidos se duplicó durante el Siglo XX, pero la demanda de energía se triplicó. También creció en esa proporción la exigencia de los alimentos: crece el consumo, también el desperdicio, pero la tierra laborable disminuye.

Actualmente el cambio climático y la crisis alimentaria son temas de muchas discusiones que han llevado a polarizar los criterios de los participantes: unos, que no pasa nada y otros, que estamos muy cerca del fin del mundo. Pensando en positivo, es probable que no sea ninguno de los dos extremos sino un intermedio.

Sin embargo, el modelo que estamos siguiendo los países en vías de desarrollo, no es el más adecuado. Estamos copiando a los países desarrollados que se caracterizan por el excesivo consumismo que devora glotonamente lo que la tierra ya no puede producir. Esto es realmente delicado, es uno de los grandes errores de la humanidad.

El deterioro no tan solo daña lo que está en la tierra. También ha alcanzado a esa película que la cubre y que conocemos como atmósfera. Para tener una idea de las dimensiones de la atmósfera, baste con meter una naranja a un recipiente de agua, luego sacarla, y la película que queda adherida a la fruta equivale a la atmósfera. Por lo tanto, es fácil comprender la fragilidad de la capa respirable.

La permanente producción de partículas contaminantes por el irresponsable uso de todo tipo de carburantes, está ocasionando el creciente deterioro de la atmósfera, haciéndose cada vez menos posible protegernos de los rayos solares que llegarán a la tierra sin ser filtrados de manera natural.

Los intentos por retardar los efectos del cambio climático no han sido suficientes. Es más, por los resultados parecieran meros intentos que nada definen. Los efectos los vemos casi a diario y con altos niveles de severidad, que están preocupando a los más escépticos.

El hielo polar se está reduciendo considerablemente y los glaciares de las montañas nevadas están desapareciendo. Quien no lo crea que se dé una vueltecita por el Popocatépetl o el Pico de Orizaba.

El problema mayor será cuando se acelere el derretimiento de los hielos que se encuentran en los continentes, sobre tierra firme; porque estos grandes volúmenes de agua bajarán al mar elevando los niveles del mismo con la consecuente desaparición paulatina de las playas.

A esto se agregan los cambios inusuales en las corrientes marinas por la mezcla del agua dulce con el agua salada.

El letal incremento del calor también será inevitable. El hielo, en cualquier lugar de la tierra que se encuentre, impide que los rayos del sol lleguen a la tierra porque hace las veces de espejo: refleja los rayos enviándolos de regreso al espacio. Pero al desaparecer las capas de hielo los rayos llegarán a la corteza terrestre calentándola precipitadamente, provocando que a menos hielo más calentamiento global; y a más calentamiento menos hielo.

Por ello urge estabilizar el crecimiento de la población mundial, y hacer conciencia en la gente que el modelo de vida de los Estados Unidos no es el modelo a seguir.

Usted elija a quien creerle: a los catastrofistas que ven venir el fin de la raza humana, o a los moderados que dicen que no pasa nada.

Mientras tanto, cruzados de brazos esperemos a que las autoridades se pongan las pilas y le entren a éste asunto con mayor decisión y responsabilidad.

Escribir un comentario