Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Las Revueltas de Silvestre

Correo electrónico Imprimir PDF
partidos_politicos

Significados de las Elecciones en el DF

*El Elector Capitalino Enfrenta Difícil Decisión

*Hay un Panorama Desolador de Propuestas

*Está Atrapado Entre la Espada y la Pared

POR SILVESTRE VILLEGAS REVUELTAS

El próximo domingo 5 de junio los ciudadanos de la que nunca ha dejado de existir Ciudad de México, en el Distrito Federal elegiremos a una pléyade de individuos que según la teoría de la representación política: son ellos quienes van a detentar nuestra soberanía para constituirnos como entidad de la unión, luego gobernarnos, y finalmente a lo largo de todo el proceso: HACER EL BIEN COMÚN… SOLAMENTE ESO. Sin embargo, una idea que de inicio pudiera ser enteramente loable tiene vicios de origen porque paulatinamente y desde hace décadas, el PRD en el gobierno de esta ciudad logró algo que los izquierdistas pensábamos imposible o al menos muy difícil: el partido que gobierna la ciudad superó con creces y muchas, la corrupción que de antaño se le endilgaba a las autoridades y administraciones priístas del Departamento del Distrito Federal. Hoy, por los errores en la construcción de la línea del metro, por los cientos o miles de permisos para edificar mega-construcciones que están hundiendo a la ciudad, por las cuotas que piden para otorgar permisos de funcionamiento para restaurantes, bares, antros de prostitución y un largo etcétera que incluye el ineficaz manejo de las contingencias ambientales, todas éstas y otras razones exigen que la ciudadanía en este ejercicio electoral como el que se llevará a cabo en dos años (2018): lo que tiene que hacer el ciudadano honrado, harto de que lo extorsionen y enfermo porque el transporte en el DF es un caos, es buscar nuevas opciones de gobierno de la Ciudad de México. Darnos la oportunidad para cambiar de autoridades.

Pero lo anterior que se dice fácil no lo es porque, además de las redes clientelares perredistas que van desde los locatarios de mercados y dueños de puesto ambulantes hasta el lobby kosher de la construcción inmobiliaria y los integristas de todas las causas de la contracultura, para desgracia del ciudadano que tiene que votar, el panorama de la hoy oposición es también un conglomerado de mentirosos. Cuando el panista Creel habla de combatir la corrupción no se nos olvida que fue él quien dio los permisos para el funcionamiento de casinos que en la práctica son la antesala para que existan y proliferen toda clase de delitos como la prostitución, el consumo de drogas y los fraudulentos permisos de operación. Cuando el líder espiritual de Morena, López Obrador habla de la compra del voto por unos pesos debería caérsele la cara de vergüenza porque fue él quien comenzó a pensionar a los viejitos, que dicho sea de paso sí les funciona el dinerito pero es a todas luces una práctica clientelar que magnifica la corrupción electoral. Cuando el francotirador de temas político-ambientales Gabriel Quadri se pone a la cabeza de la propaganda del partido Nueva Alianza, seguramente se siente cínico dos veces porque sabe el origen y los intereses corporativos que están detrás del funcionamiento de dicha agrupación política, además de que los anuncios tipo futbolero son del peor gusto dándole la razón a Donald Trump, en el sentido de que los mexicanos somos un montón de elementales. Sigue la chiquillada de los otros partidos políticos que a nivel local y nacional nos sale carísimo a los ciudadanos que mantenemos a miles de vividores del dinero público; en el caso del Distrito Federal o ciudad de México la incógnita es el PRI porque si nos salen autoridades del pasado y candidatos presentes como los actuales en Veracruz estamos fritos. Le pregunto a los líderes del partido ¿es posible hacer un esfuerzo sobrehumano escogiendo a los mejores elementos para hacer candidatos y autoridades a la manera de Noruega para que nos gobiernen bien? O es pedir mucho, peor, sabiendo que es imposible. Finalmente están los independientes que en su inmensa mayoría no lo son, porque si vemos sus respectivos curriculum han estado ligados a una agrupación política, han sido tránsfugas de diversos partidos, o por su actuación profesional distan mucho de la autonomía de criterio y gestión para ser considerados fuera del espectro de los intereses de los partidos políticos en la contienda. En fin, el soberano la tiene difícil porque aunque es lícito abstenerse y es una manera de protesta contra el establishment político, también es fortalecer a la opción más fuerte de la boleta electoral. Lo que también es cierto y lo he dicho en artículos pasados es que a nivel nacional como internacional los partidos políticos están en crisis pero la irresponsabilidad de la chiquillada también puede llevar a un país al limbo electoral como hace meses sucede en España.

Escribir un comentario