Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Reportaje

Correo electrónico Imprimir PDF
cascada_el_chiflon

“El Chiflón”, Paseo Inolvidable con Cascadas Imponentes

*Un Velo de Novia Confeccionado con Gotas de Agua

*Y Antes “El Suspiro” y sus Colores Verdes, Azules y Violetas

*Tratando de Alcanzar el Cielo con los Pies Sobre la Tierra

POR SUSANA VEGA LÓPEZ, (Enviada)

TIZMOL, Chis.- Lugar paradisíaco, impresionante, imponente y asombroso que te invita a la reflexión.

Sitio donde las emociones se subliman y la sensación de libertad se hace manifiesta prodigiosamente. Lugar que te provoca extraordinarios pensamientos mientras caminas un sendero de dos kilómetros con mil 500 escalones que te llevan a la cima desde donde puedes apreciar uno de los espectáculos naturales más increíbles: la cascada “Velo de Novia”, de “El Chiflón”, Chiapas.

Con una caída de más de 120 metros de altura, al encontrarte frente a ella, te sientes un ser afortunado por tanta generosidad, por tanta grandeza, por el esfuerzo que haces para llegar hasta ahí que te compensa con una refrescante brisa; gotas que te salpican al estar en el mirador, donde puedes embelesarte por tiempo indefinido para apreciar la maravilla de la naturaleza y tu verdadera dimensión, donde escuchas la caída del agua que te da la bienvenida, que te susurra.

“Trata de alcanzar el cielo con los pies sobre la tierra”, está escrito en uno de los letreros colocados al iniciar este recorrido que comienza con un iguanario donde algunos garrobos comen, apacibles, el mamey que les tira el cuidador. Primero llegas a la cascada “El Suspiro” donde te das un descanso para contemplar los colores verdes, azules y violetas que se asoman en la caída del agua que forma un espejo que se desliza.

Más adelante se lee: “Caer está permitido, levantarse es obligatorio” y entonces llegas a la cascada “Alas de Ángel”, para darte un poco de espacio, de reposo y poder continuar. Más allá te encuentras con otro letrero que señala: “Si no te esfuerzas al máximo, ¿cómo sabrás en dónde está tu límite?” y entonces se asoma, majestuosa, sublime, la cascada “Velo de Novia” donde, antes de ascender los últimos escalones se lee: “El éxito es logrado después de un largo sacrifico. ¡Felicidades!”

El Eco-Parque El Chiflón lo administra una sociedad cooperativa de ejidatarios de San Cristobalito (integrada por 26 socios) que decidieron, en 1999, adaptar el lugar para lograr de este sitio un producto turístico que permite el esparcimiento, la aventura y la diversión con gran éxito y seguridad.

El trayecto te permite admirar el maravilloso verde turquesa de las cristalinas aguas que en cada momento te incitan a nadar o simplemente sumergirte, para aminorar el intenso calor; calor que priva y te invita a zambullirte en cada uno de los lugares que baña el río San Vicente que, a lo largo de su caudal, forma varias caídas entre las que sobresalen también, “La Quinceañera”, de 60 metros de altura; “Arcoiris”, con una caída de 53 metros; “Alas de Ángel”, con 45 metros  y “El Suspiro”, de 25 metros.

En este lugar hay palapas unifamiliares, donde se puede comer o refugiarse del sol o la lluvia y una palpa de usos múltiples; área de camping; dos tirolesas: una, de 400 metros, sobre el mismo río y otra, de 300 metros, para niños de menos de 70 kilos; un museo en donde también se brinda información sobre el sitio; cabañas, para quienes quieren pernoctar; venta de artesanías; tiendas y un restaurante.

En “El Chiflón” te sientes afortunado por respirar aire limpio y los olores intensos de la yerba mojada; porque se aprecia el sonido relajante que producen las cascadas, o el de los pájaros que van de rama en rama; por el fresco de la brisa que te baña delicadamente hasta hacerte olvidar todo y vivir el momento. Lo ideal es estar ahí por horas, tendido en una hamaca descansando o reflexionando con humildad de lo grandioso que son las cosas sencillas y agradecer esos momentos maravillosos que se quisieran eternos.

¿Cansancio?, ¿cuál?, te sientes vivo en este lugar que para los creyentes es un regalo de Dios.

“El Chiflón” se encuentra a 34 kilómetros de Comitán de Domínguez, a 122 kilómetro de San Cristóbal de las Casas y a 146 de Tuxtla Gutiérrez. Recibe el nombre por el ruido que producen las cascadas al caer para continuar con el cauce del río.

Escucha todos los miércoles de 12 a 14 horas el programa Platiquemos de Turismo en www.viveradio.net. Repetición los jueves de 21 a 23 horas. Podcast en www.platiquemosdeturismo.com

Escribir un comentario