Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
cdmx_contaminacion

La Contaminación Ahoga Comercios Capitalinos al Mayoreo

*Dispara Precios, Avala Desabasto, Desempleo e Indignación Social

*Más de 80 mil Negocios Procesadores de Alimentos Están en Riesgo

*Las Pérdidas Diarias son de Miles de Millones de Pesos: Canacope

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

En la Canacope capitalina andan verdaderamente preocupados porque entre marchas y plantones de la CNTE, Politécnicos o lo que usted quiera y mande, pasando por campesinos, trabajadores, padres de desaparecidos y etcétera, el comercio organizado en la escala más pequeña, con especial énfasis en el aspecto de los alimentos, se está extinguiendo en forma acelerada sin que nadie haga mucho que digamos.

A ello, pero por supuesto, habría que añadir el caso concreto de las presuntas medidas contra la contaminación que, como se nos ha comprobado en todas las esferas, no sirven para un cuerno y sí en cambio, han obligado al cierre a un sinnúmero de restaurantes y loncherías de todas las escalas económicas habidas y por haber.

De acuerdo con cifras de la propia Cámara Nacional de Comercio en Pequeño de la Ciudad de México, en este mismo momento hay más de 80 mil negocios procesadores de alimentos que se irán al callejón de los recuerdos en unos cuantos días más si Miguel Ángel Mancera y sus libre pensadores –es una forma de decir las cosas- insisten en bloquear el ingreso de los perecederos provenientes de los estados circunvecinos con los que usted y todos comemos.

Son millones y millones de pesos (calculan que hasta mil al mes), los que se están perdiendo día  a día, lo mismo que las oportunidades de crear empresas y ni hablar de los empleos (normalmente precarios y en la economía informal), problemas a lo que se le deben sumar las cifras correspondientes en materia de impuestos.

Resulta hasta estúpido pensar, señor Mancera, que el subsidio a los RTP y a los transportes eléctricos realmente beneficie la salud de los casi 20 millones que vivimos y trabajamos en el Valle de México, de un lado, y del otro no se vea que las arcas locales y federales se merman en gran medida por los impuestos que se dejan de cubrir al cerrar establecimientos mercantiles de toda jaez. Los dueños de las señaladas empresitas ya ni siquiera pueden apelar al expediente de la informalidad –con la corrupción que esto conlleva- porque aducen un argumento impecable: “esto ya no es negocio”, y se acabó.

Otro asunto no menos grave es el de los panificadores y el de los transportes. Juntos con pegados. Y es que según datos de la Cámara respectiva, además de los aumentos a los tributos que se están cubriendo de acuerdo con las disposiciones federales, con la enorme chamba de gabinete que se dispuso en materia ambiental los precios de los insumos para hacer pan en el Área Metropolitana se han disparado en más de 27 por ciento y, nos dicen nuestros amigos tahoneros, esta situación se está agravando por la espiral inflacionaria que ya se ve en las gasolinas y los valores del transporte de carga. Así de sencillo es describir el complejo panorama.

Como ya se lo hemos enunciado, en el caso del transporte de esos perecederos, de toda índole, se calcula que el ajuste en los precios y tarifas ronda desde el 8 al 26 por ciento dependiendo del sapo y la pedrada, o sea, del producto y los clientes, sin que estos últimos puedan hacer mucho que digamos por evitar los sobre costos.

Por el contrario, como se ha comprobado, eso de las contingencias enfrentadas con aspirinas masivas no han dado resultado alguno y de no ser por la “Subsecretaria de Lluvias y Vientos”, que no depende de la Comisión Ambiental de la Megalópolis ni de Miguel Ángel Mancera Espinosa que nosotros sepamos, estaríamos ahogados en contaminación completamente, pero sin actividad económica relevante para gozo de los ambientalistas del gabinete, del gabinete del jefe de gobierno, se entiende.

Como en el caso de la memorable novela de Saramago, “Las Intermitencias de la Muerte”, ni siquiera los amigos empresarios funerarios parecen ganar en el mar de la incompetencia política. La muerte no tiene permiso pues de acuerdo con los datos oficiales la contaminación aún no llega a traducirse necesariamente en decesos y ni siquiera las enfermedades pulmonares u oftalmológicas se han multiplicado mucho que digamos, aunque varios de los que han acabado sus carreras políticas por seguir esta estúpida quimera mancerista, quisieran haberse quemado desde hace mucho en las hogueras del averno de este dante moderno. Pobres.

Y encima de eso, ahora resulta que por fin salió del closet –jejeje- este personaje para decirnos, por el amor de Dior, que siempre sí quiere ir en pos de la Presidencia de la República, gracias a sus notables políticas públicas que nos tienen más amolados que nunca, en medio de mayor contaminación, más tráfico, severos problemas de movilidad e inseguridad así como un notable desprecio a la clase política que el propio Mancera representa. Con esos bueyes, señor doctor, no queremos arar.

Aunque la caballada este flaca, amigos, vale de una vez anticipar que muy difícilmente se pueden encontrar adeptos en estos tiempos de cólera. Y más en estas épocas de una izquierda desdibujada, anulada por sus incapacidades y divisiones, por sus yerros cuando han estado al frente de responsabilidades político administrativas, por su rapacidad campante y otros etcéteras, de las que no escapan por supuesto los del centro y los de la derecha.

En el ahogo de las desesperaciones propias y colectivas, queda por saber si alguien podrá detener esta escalada de sandeces que nuevamente agobia la economía de las mayorías en esta gran capital que algún día fue, orgullosamente, pero hace mucho, la Ciudad de los Palacios, que no la de la esperanza fallida. Ya les diremos.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas andan haciendo planes junto a otras piedras ambientales y sustentables para tirar ídems a los grandes prohombres y mujeres que han posible las ideotas contra la contaminación. Sin ustedes, ya lo dijo el ahora clásico, no seríamos nada. Y le esperan en este mismo espacio, cómo no, pero la semana entrante. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario