Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
administracion_publica
fox_trump

El Estado se Está Encogiendo por Falta de Recursos

*Administración Pública con Llantas Cuadradas

*El Modelo Mexicano es Obsoleto y Poco Productivo

*Endeble Ética de los Funcionarios Públicos la Causa

*Los Planes de Corto Plazo son Parte del Problema

POR ÁNGEL LARA PLATAS

En la administración pública partimos de un sistema de desconfianza, por eso todo hay que normarlo. Todos desconfiamos de todos. En algunas dependencias existen hasta tres niveles de supervisión para checar que las cosas se hagan como lo marca la norma. El segundo supervisa al primero, el tercero al segundo y la Contraloría a todos; dejando constancia documentada en cada una de las instancias responsables de ésta inmaculada tarea. Pero como el conjunto se mueve en base a hojas de papel, el gasto representa un verdadero golpe a la ecología por las toneladas consumidas. Nadie del gobierno le da al pueblo una explicación sensata del porqué no se utiliza la tecnología que apoya todo, o casi todo. Sin embargo, esto no es garantía de nada por la falta de métodos de organización y, repito, porque al equipo informático no se le da el uso que corresponde a los avances tecnológicos. Cualquiera da cuenta para qué son utilizados realmente los equipos de cómputo. Pocas son las oficinas que entre sus empleados existe conciencia profesional para el uso correcto y racional de estas herramientas del mundo moderno.

Como parte de esa desconfianza de que hablamos líneas arriba, se crean las Contralorías. Estas checan los procedimientos, revisan los procesos, pero no los resultados cuando los órganos internos de control deberían ser órganos internos de resultados.

Por estas razones, entre otras, en México la calidad en la administración pública es demasiado baja. Algunas mediciones nos dan por reprobados. Bien cabe aclarar que en la administración pública no es fácil determinar la productividad.

El modelo de administración pública que mueve al aparato burocrático mexicano es obsoleto y poco productivo. Esto es provocado por las alteraciones en la ética de los funcionarios públicos, recordando que la ética la hacen las personas, no las leyes ni los reglamentos.

El Estado mexicano es benefactor, por eso mismo es un estado con deficiencias. Aquí los planes los hacemos para 3 o 6 años, no para 15, 20 o 30 años. Singapur es un país autoritario, no hay democracia, pero tiene la mejor calidad de administración pública. Lo cito sólo como referencia, no como insinuación; las deducciones son de ustedes.

Quienes crearon al Estado fueron las personas, la ciudadanía, con el fin de que el Estado regule la manera de actuar de los ciudadanos. Lo público es un atributo social.

Por si lo anterior no fuera para preocuparse, hay que agregar que en nuestro país las necesidades son cada vez mayores, sin contar con las contingencias que para efector de reparación de los daños causados por huracanes o temblores, se hacen fuertes erogaciones no presupuestadas. El Estado se ha encogido por falta de recursos. Pasamos de un Estado grande a uno reducido en cuestión de negocios. Los recursos con que cuenta México son limitadísimos. La mayor parte del ingreso de México era el petróleo, pero ahora ya vemos lo qué está pasando con éste tipo de ingresos, aparte que tendremos petróleo para un periodo prácticamente corto.

Sin embargo, se ven intentos de acercar la administración pública al ciudadano a través de las tecnologías de la información. La globalización ha generado el intercambio de ideas lo que nos está permitiendo preferencias universales, aunque la obediencia a la norma sigue siendo motivo de diversas sanciones. En el ejercicio cotidiano se observa que entre la norma y su estricto cumplimiento aún existe importante distancia.

Hay detalles que son el sello característico de la administración pública. En el gobierno todo el mundo opina, la mayoría de las veces sin saber. En la Administración Pública intervienen muchos actores en la toma de decisiones. En la Administración Pública todo tiende a estar normado, el problema se presenta cuando las necesidades van por un lado y las decisiones por otro.

El tipo de democracia que practicamos en nuestro país no es el mejor, tampoco el peor. Hay deficiencias que se deben superar en el corto plazo para evitar una severa crisis en el gobierno. Para crecer como país debe realizarse una depuración de lo que ya no sirve, lo que ya no es útil, y adoptar formas más actualizadas y funcionales de hacer política.

En lugar de que hagamos política permanentemente, hay que esperar tres o seis años para volver a reunirnos en la fiesta electoral. Ningún partido se preocupa por preparar, en tiempos no electorales, a los jóvenes que deseen enlistarse en sus filas para formarse ideológicamente y estar listos para oxigenar la política con ideas frescas.

Mucho tienen que hacer los partidos políticos para recuperar su esencia. Deben preocuparse por elaborar la agenda de prioridades de los gobiernos emanados de sus filas. Tienen que hacer conciencia que al ciudadano le interesan los resultados del gobierno, no los manuales ni las leyes ni los equipos políticos. El ciudadano quiere ver calidad en los servicios que recibe; para eso contrata, a través del voto, a los que se van a encargar de resolver sus problemas como sociedad.

Escribir un comentario