Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
nuevos_partidos_politicos

México no Merece Tener Narco-Gobernadores

*Los Candidatos que Fueron “Retirados” por el Tricolor

*Las Acusaciones del Dirigente Perredista en Tamaulipas

*La Defensa del PAN a su Aspirante en Aquella Entidad

*Y el Elector sin Saber Cuál Será el Camino de su Voto

POR IVAN RUIZ

Ardientes están los tiempos. Son propicios para la exhibición, fundamentalmente si tomamos en cuenta que dentro de 19 días se efectuarán elecciones en 16 entidades de la República: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Ciudad de México, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. En dos estados, Tabasco y el Estado de México serán comicios extraordinarios en el municipio de Centro, en el caso del primero y en Chiautla, en cuanto al segundo.

En este clima candente sacaron chispas las declaraciones del líder del PRI, Manlio Fabio Beltrones al señalar que tres de sus candidatos en Tamaulipas (a las alcaldías de Hidalgo, Reyes Zúñiga Vázquez; de Villagrán, Gustavo Estrella Cabrera, y de Mainero, Luis Cesáreo Aldape Lerma) estaban vinculados con el narco y serían retirados.

Además fueron acusados por otros personajes de apoyar de manera abierta al candidato del PAN al gobierno del estado, Francisco García Cabeza de Vaca.

Quizás como parte de un infructuoso control de daños Federico Döring Casar calificó el hecho anunciado por el priísta, como parte de una “escaramuza electoral” y que las palabras del dirigente tricolor eran parte de “la frustración y desesperación del PRI” porque a ese partido no le estaba yendo bien. Aseguró también que “no hay elementos que tenga la autoridad local (de Tamaulipas) o federal para acreditar el dicho de Manlio Fabio Beltrones”.

En este asunto, más allá de quien vaya adelante en las preferencias de los ciudadanos, queda muy mal Acción Nacional al tratar de defender a unas personas que por lo pronto ya fueron eliminados como candidatos, que no son de su partido y que están acusados de vinculación con la delincuencia organizada en una entidad en la cual se vive una eterna batalla en la materia.

CON EL NARCO A CUESTAS

Para desgracia de todos los mexicanos los partidos en general tienen nula credibilidad, lo cual se intensifica en los procesos electorales. Tal vez ambos vean reducidos sus votos, sobre todo si se agrega el ingrediente de lo señalado a Denise Maerker por el líder del PRD en Tamaulipas, Alberto Sánchez Nery, acerca de que detrás de las amenazas a sus candidatos para que declinen y apoyen la candidatura del panista Francisco Cabeza de Vaca a la gubernatura del estado se encuentran grupos relacionados con el Cártel del Golfo y Los Zetas, además de responsabilizar de su integridad física y la de sus compañeros de partido, al aspirante albiazul.

Este dirigente perredista también dijo que la candidatura de Cabeza de Vaca es apoyada por el grupo denominado “Pedro José Méndez” y por un tipo con el alias de “R-3”, ambos relacionados con el Cártel del Golfo.

Algo que también señaló es haber solicitado ya la intervención de gobierno federal y del local de Tamaulipas para que se impida que el crimen organizado siga participando en el proceso electoral de tal entidad. Denunció además que ya le habían “bajado” a su partido seis candidatos a presidente municipal y mencionó a los de Camargo, Díaz Ordaz y Miguel Alemán.

Ante tales hechos las declaraciones del diputado panista van muy cuesta arriba. Resulta difícil pensar que las acusaciones en contra del aspirante a la gubernatura de Tamaulipas carecen de fundamento. Sin embargo habrá que esperar.

Al final de cuentas muy grave resultaría que otra vez hubiera en los gobiernos de los estados tácitos narco-gobernadores, sean de la institución política que fueren, casos que ya se han presentado en el pasado en los tres principales partidos políticos.

De lo que hoy se trata es de que no vuelva a suceder para seguir evitando el incremento del crimen organizado que actualmente tiene postradas a varias grandes poblaciones del país.

A propósito de los mandatarios estatales, recientemente Francisco Abundis, de Parametría, señaló que la aprobación a los gobernadores se desploma. Explica:

“En este último tiempo se observa un fenómeno de descrédito hacia las autoridades que ya se ha extendido a los estados de la República, pues por primera vez en las mediciones de Parametría, la desaprobación de los gobernadores es mayor que la aprobación. En 14 años no se había observado nada semejante. Lo singular es que en la serie de la aprobación de los gobernadores esta situación apenas se está presentando durante el 2016. En la encuesta realizada en el mes de abril, la desaprobación de los gobernadores se ubicó en 50 % y la aprobación en 45 %.

“Sólo en mayo de 2014 se observa otra cifra alta de desaprobación hacia los gobernadores, llegando a un 44% de evaluación negativa.

“Diversos factores pueden influir en la variación de la aprobación de gobernador: crecimiento económico, desempleo, niveles de violencia, inseguridad, entre otros, son datos que cada entidad federativa presenta para analizar este fenómeno.

“La interrogante es si los sucesos nacionales están afectando lo local, o están ocurriendo eventos particulares en los estados que están impactando en la evaluación de los gobernadores; o quizá una combinación de ambos elementos”.

Tiene razón. Lo grave pues es que ante sucesos como los que estamos viendo en Tamaulipas, el electorado esté entre la espada y la pared, instalado en el terror porque no confía y desconoce quién está diciendo la verdad.

Faltan tan sólo dos semanas para ir a las urnas. ¡Ufff!

Escribir un comentario