Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Tema Principal

Correo electrónico Imprimir PDF
mision805_primera_constitucion_del_siglo_xxi
esthela_damian
fernando_hiram_zurita
ifigenia_martinez_hernandez
jose_luis_juege_tamargo

De Quinta Roo y Baja California Sur, Hace 41 Años, a la Nueva Ciudad de México

*Las dos últimas Constituciones del Siglo XX con el Partido Hegemónico

*La Primera del Siglo XXI Gestada en el Mundo de la Pluralidad Política

POR ALBERTO ALMAZÁN

Hace 41 años se promulgó la más reciente Constitución de una entidad. Se cumplieron el 12 de enero de 1975. Unos días antes, el uno del mismo mes y del mismo año, Baja California Sur había hecho lo propio.

Eran los tiempos de la “aplanadora” llamada PRI.

Eran los tiempos del partido hegemónico.

Gobernaba las 29 entidades federativas, los dos territorios y el Distrito Federal.

Controlaba la totalidad de las cámaras al Congreso de la Unión. Y el 80 por ciento de los asientos en los congresos locales, más el 93 por ciento de los municipios existentes en el país.

Los últimos virreyes, literalmente hablando, de los Territorios fueron David Gustavo Gutiérrez y Félix Agramont Cota. El primero en Quintana Roo, el segundo en Baja California Sur. A los dos les correspondió convocar a los Congresos Constituyentes.

En Quintana Roo, Pedro Joaquín Coldwell, presidió el Constituyente con otros 7 diputados; en Baja California Sur fue Manuel Davis Ramírez, el líder que condujo los trabajos con otros 7 miembros del Constituyente.

Desde aquellos tiempos, 1975 fecha de la promulgación de ambas constituciones, no se ha redacto ninguna nueva Constitución. Tanto en Quintana Roo como en Baja California Sur, los trabajos para dar cuerpo a sus Constituciones se iniciaron en 1974. Culminaron sin contratiempos.

¿Las razones? Se apegaron al texto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y se adaptaron en todo lo que se discutió y aprobó el 5 de febrero de 1917.

Hoy se escribe la historia de la Primera Constitución del Siglo XXI en México, país.

¿Qué regulará? La Capital de la Nación.

En el momento en que se apruebe, habrán pasado a la historia los Territorios y el Distrito Federal, para siempre.

PRIMERA DE LA PLURALIDAD

A diferencia de las más recientes en el país, las de Quintana Roo y de Baja California Sur, en los tiempos en los que la oposición solamente la representaba el PAN y de cierta manera el PPS, porque el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) siempre fue satélite del PRI, situación que se entendía porque en el tricolor se creó el cuarto sector: el militar. La de la Ciudad de México se desarrollará en la pluralidad ideológica, política, económica y social.

Será, se advierte desde ahora, una Constitución “de avanzada, en la que se reconozcan los derechos logrados en los últimos 19 años”.

¿Y cuáles son los derechos existentes pero no plasmados ni en el Estatuto de Gobierno del Distrito Federal ni en el artículo 122 Constitucional?

Los que han gobernado desde 1997. Los enumeran:

Ley Robles –aborto hasta las 12 semanas de la concepción o si medió la violación-, programas sociales: 1.- Madres solteras, adultos mayores, becas estudiantiles, comedores comunitarios. 2.- Reconocimiento del matrimonio entre parejas del mismo sexo, adopción de las mismas parejas, entre otros.

Nadie ha propuesto que se eliminen los derechos obtenidos a lo largo de estos tres lustros. Pero la exigencia es: ¡Que se plasmen en la Constitución y que sean derechos irreversibles”.

En la redacción de la Primera Constitución del Siglo XXI participan 28 notables contratados por el Gobierno de la Ciudad de México y encabezados por el doctor Juan Ramón de la Fuente.

A muchos observadores no les gustó la composición de los notables, pero son los que trabajan en la redacción que entregará al Jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien presentará el proyecto de Constitución el 15 de septiembre a la Asamblea Constituyente, la que tendrá hasta fin de año para revisarla, modificarla y en su caso aprobarla para que entre en vigor el primero de enero de 2017.

Formada de manera sui géneris, la Asamblea Constituyente tendrá representantes del Poder Ejecutivo Federal (6), del Ejecutivo Local (6), del Senado de la República (14) y de la Cámara de Diputados (14). Solamente serán electos y por la vía plurinominal no de manera directa, 60 asambleístas.

Y para los 60 asientos, fueron registrados 458 candidatos ante el Instituto Nacional Electoral, de acuerdo con cifras oficiales. De ellos, 8 son independientes.

Participan los 9 partidos con registro nacional: PRI, PAN, PRD, PVEM, MORENA, MOVIMIENTO CIUDADANO, NUEVA ALIANZA, PT y PES.

Por los números, no todos presentaron candidatos a los 60 asientos. Sin embargo, los datos para discernir quiénes postularon menos son un enjambre.

DE CHILE, DE DULCE Y DE MANTECA

Las opiniones de quienes aspiran a convertirse en Asambleístas del Constituyente van desde la necesidad de “arrebatar a los políticos la redacción de la Constitución” hasta acusar a los gobiernos federal y local de “agandallarse el evento”.

Hay una constante: la crítica a los senadores y diputados designados por sus Cámaras para conformar la Constituyente. “Ni siquiera son del Distrito Federal… no conocen los problemas de sus habitantes”.

MISIÓN POLÍTICA se dio a la tarea de entrevistar a 7 aspirantes de otros tantos partidos.

Ifigenia Martínez Hernández (Morena): “No puedo opinar a la ligera sobre la división o no de las Delegaciones Políticas”.

José Eduardo Escobedo (PRI): “Deben dividirse las delegaciones y tomar la media de la ONU que establece espacios con 500 mil habitantes para lograr la gobernabilidad”.

Fernando Hiram Zurita (Independiente): “No soy abogado, pero sí un ciudadano que sabe qué es lo que necesita la Ciudad”.

Esthela Damián (MC): “Vamos por la revocación del mandato, el plebiscito y el referéndum”.

José Luis Luege Tamargo (PAN): “Nadie habla de los servicios. Propondré organismos públicos descentralizados para toda la Megalópolis”.

Luis Alejandro Bustos (PVEM): Tenemos la oportunidad de refundarnos, de reconstruir la confianza que hemos perdido”.

Andrés Millán Arroyo (PES-DF): “Vamos por la eliminación del fuero y por la elevación a rango constitucional de los programas sociales”.

Los entrevistados tienen claras sus propuestas, aunque desconocen cuál será el contenido del texto que presentará el Jefe de Gobierno a la Asamblea Constituyente.

Opinan sin saber si formarán parta de la mencionada Constituyente y colocan sobre el escritorio de las discusiones si serán o aceptadas sus propuestas.

Todos, sin excepción, coinciden en la necesidad de escuchar a la sociedad civil, que ha contribuido con muchas propuestas durante sus participaciones en los Foros organizados al alimón por el Instituto Nacional Electoral (IN) y el Instituto Electoral del Distrito Federal (IEDF) y que, subrayan casi bajo un guión, deben ser tomadas en consideración por los redactores de la Constitución.

DESDE LA ÓPTICA DE MUÑOZ LEDO

Insistente en el tema. Conocedor a fondo de lo que representa una Constitución y al frente de la Comisión encargada de llevar a buen puerto la reforma constitucional que le concedió el nuevo estatus a la Ciudad de México y enterró al Distrito Federal, Porfirio Muñoz Ledo refuta a quienes pretenden colocar artículos que generen leyes por encima de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

“No, no habrá nada que esté por encima de la Carta Magna”, dice convencido.

Porque, argumenta, serían motivo de recursos de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

LOS ATAQUES POLÍTICOS

Conocida la fecha para celebrar comicios para los 60 constituyentes, desde los partidos políticos de la oposición surgieron ataques a la forma en que se conformó el número de 100 constituyentes.

Todos, sin embargo, sabían el contenido. En la redacción de los dictámenes que se discutieron por espacio de tres años, nadie objetó que los Ejecutivos federal y local tuvieran calidad para designar a 6 constituyentes cada uno; tampoco que las cámaras al Congreso de la Unión pudieran designar a 14 cada una. (En la Cámara de Diputados quedó un asiento por llenar al negarse Morena a aceptar formar parte de los 14).

Cuando faltan 18 días para la elección, los ataques entre todos, la campal de todos contra todos sin límite de tiempo, muestra ferocidad.

Los spots de radio y televisión, asignados por el INE y que suman 3 mil 690, a razón de 82 diarios de 30 segundos, como lo informó oficialmente el consejero Arturo Sánchez, han servido para que los independientes clamen que es tiempo de arrebatar a los políticos el control; a los opositores al Gobierno de la Ciudad de México para cuestionar la forma en como se compran los votos; a los adversarios del Gobierno federal, para acusarlo de agandallarse el control de la Constituyente y a los que no saben hacia dónde mirar, para proponer temas fuera de la agenda.

Los temas, sin embargo, están a la vista:

1.- Seguridad;

2.- Transporte público;

3.- Empleo;

4.- Combate a la informalidad;

5.- Agua;

6.- Educación;

7.- Recuperación de espacios;

8.- Combate a la corrupción;

9.- Transparencia en el manejo presupuestal y,

10.- Seguridad jurídica.

A 41 años de distancia de haberse aprobado la última constitución estatal que derribó los Territorios Federales, se fragua la que enterró al Distrito Federal y le dará vida a la Ciudad de México.

Escribir un comentario