Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Reportaje

Correo electrónico Imprimir PDF
tequila_jalisco

En los Campos de Agave Polinizados por el Murciélago Hocicudo… Desde Tequila

POR SUSANA VEGA LÓPEZ

TEQUILA, Jalisco.- Cuando uno escucha la palabra tequila, inmediatamente evocamos la bebida mexicana elaborada a partir del agave azul que abunda en una zona de Jalisco, y nunca la región donde se comenzó a elaborar este tipo de mezcal, de aguardiente, que nos da identidad mundial y que se hace en un pueblo mágico llamado precisamente así: Tequila, un pequeño municipio con casi 50 mil habitantes localizado a 60 kilómetros de Guadalajara por la carretera Tepic-Nogales-Puerto Vallarta y a 615 kilómetros de la Ciudad de México.

Aquí, donde se ubican más de 20 industrias tequileras, se recomienda vivir la ruta del tequila, que es un producto turístico cuya iniciativa se le atribuye a la compañía Mundo Cuervo, que, junto con el Consejo de Promoción Turística (CPTM), le han dado impulso y proyección internacional a México y, en especial, a Jalisco porque los escenarios y los paisajes de esa región son especiales, a grado tal que fue declarado Patrimonio Mundial de la UNESCO, en 2006, con el nombre de “Paisaje agavero y antiguas instalaciones industriales de tequila.

La palabra tequila proviene del náhuatl, tecuilán o tecuillán, que significa: lugar donde se corta, lugar donde se trabaja, o de los trabajadores y dio nombre a esta famosa bebida mexicana.

¿Sabías que “tequila” es la segunda palabra de nuestro país más pronunciada en el mundo después de México?

El nombre original de este poblado es Santiago de Tequila, fundado en 1530 por Fray Juan Calero y Cristóbal de Oñate. Aquí se creó la primera fábrica de tequila en el año de 1600. Fue Pedro Sánchez de Tagle quien comenzó a destilar el agave para elaborar este vino que saltó a la fama con la proyección de películas de la época del cine de oro mexicano.

En la llamada “tierra del tequila” se pueden adquirir centenares de botellas de esta bebida y sólo hay que verificar que tengan logotipos oficiales para asegurarse de comprar productos de calidad porque, tequila, hay mucho y muy bueno… pero luego se resiente.

El pueblito está lleno de tiendas de artesanías donde venden cinturones de cuero con pita, ánforas de tamaños varios, barrilitos, vasos y accesorios tequileros, muchos de ellos cubiertos de cuero y pintados artesanalmente, dulces elaborados con base de tequila, repostería y alimentos donde siempre está presente esta bebida, además de muebles hechos con quiote de agave, con barricas y fibra de agave. Por cierto, un dato curioso es que en la polinización del agave, el murciélago hocicudo mayor juega un papel importante.

Una de las tradiciones y costumbres de este poblado es La Bendición que se hace todos los días a las nueve de la noche. El sacerdote de la iglesia luego de que suenan tres campanadas, procede a dar la bendición. Por qué tres campanadas: la primera para avisar que comienza el ritual, la segunda en donde todos voltean hacia donde se encuentra el templo, y la tercera, cuando el representante de la Iglesia católica da la bendición.

Otro rito en Tequila es que antes de que empiecen las lluvias, sacan, en hombros, al “Señor de los Rayos”  o “Señor de los Desamparados” por las orillas del poblado para que todos, en peregrinación, pidan que sus cosechas sean abundantes y la lluvia no caiga entre tempestades.

Cabe señalar que la feria nacional del tequila se celebra todos los años del 30 de noviembre al 12 de diciembre y los días 24 y 29 de junio, fiesta de San Juan y San Pedro, respectivamente, los pobladores acostumbran festejar “El día de los cantaritos”, que consiste en que las familias van de día de campo y juegan con cántaros de barro, con piedritas dentro, que los convierten en una especie de sonaja que hacen sonar hasta que se rompan. Un dato peculiar es que, en esas fechas, las mujeres se visten de rojo para representar a las garrapatas que allí abundan, rara costumbre, ¿no?

Tequila es una ciudad con mucha historia, tradiciones, leyendas, gastronomía y  por supuesto mucho ¿qué?... ¡claro!, tequila, vino, bebida que en un principio se elaboró clandestinamente pero que se legalizó en Jalisco en el siglo XVII para cobrar impuestos y ser el primer producto de exportación. Al tequila, inseparablemente se ligan el mariachi (con sus trajes y sones), y la charrería (con sus escaramuzas y suertes realizadas por jinetes y amazonas), tres elementos que se sienten en todo el estado.

Escucha todos los miércoles de 12 a 14 horas Platiquemos de Turismo en www.viveradio.net. (Repetición los jueves de 21 a 23 horas) También escucha el podcast en la página www.platiquemosdeturismo.com

Escribir un comentario