Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

A la Vuelta de la Esquina

Correo electrónico Imprimir PDF
no_pasara

Después de 50,000 Años en Unos Cuántos Podría Erradicarse el Paludismo o Malaria

*Los Países del Mundo se Lanzan a Combatir el Mosquito

*México ha Erradicado Este Padecimiento Hasta 92.5%

*Hay Expansión de Formas de Prevención y Tratamiento

POR IVAN RUIZ

México no ha bajado la guardia en el combate al paludismo o malaria. Sin embargo, los 4 focos de transmisión persistentes de importancia, dice la doctora Teresa Uribarren Berrueta del Departamento de Microbiología y Parasitología, de la Facultad de Medicina, de la UNAM, se ubican en la vertiente del Pacífico: en Chiapas (frontera con Guatemala) y en el sur de Oaxaca, en el noroeste del país, en el límite fronterizo de Durango y Nayarit, y otro mayor, en los estados de Chihuahua, Sinaloa, Sonora y Durango.

 

Asegura en un trabajo en la materia que el hallazgo de casos falciparum son raros, aunque en el año 2013, México reporto 499 casos, 495 de ellos autóctonos.

Ella explica que de acuerdo al último reporte mundial sobre Malaria, la OMS estima que 3.2 mil millones de personas se encuentran en riesgo de infección y de sufrir la enfermedad en 97 países (una probabilidad de uno en 1000 de contraer malaria en un año), con una mortalidad de 500 000 anuales.

La mayor morbi-mortalidad se presenta en África (principalmente la subsahariana), donde se detecta alrededor del 90% de todas las muertes debidas a esta parasitosis, en tanto que en menores de cinco años, la malaria representa el 78% de todas las muertes, de acuerdo al  World Malaria Report 2014.

The Global Technical Strategy for Malaria 2016–2030, apunta a reducir drásticamente la mortalidad en los próximos 15 años, y a eliminar la enfermedad en 35 países endémicos.

Y viene a cuento este asunto porque ayer fue celebrado en el Día Mundial del Paludismo, padecimiento ancestral que ha afectado a los seres humanos durante más de 50,000 años y que en el 2016, de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas, transcurre con el lema “Acabemos con el paludismo para siempre”. Para ello existe una  Estrategia técnica mundial contra la malaria 2016-2030.

La misma fue adoptada en mayo de 2015 por la Asamblea Mundial de la Salud. Sus objetivos son ambiciosos, pero aseguran que alcanzables, ya que se trata de:

Reducir la tasa de incidencia de casos de paludismo en un 90%, como mínimo; disminuir la tasa de mortalidad por esta enfermedad en un 90%, como mínimo; eliminarlo en 35 países, como mínimo y prevenir el restablecimiento de la enfermedad en todos los países sin paludismo.

Es posible que se logre, porque de acuerdo al Informe mundial sobre el paludismo 2015 de la OMS, desde 2000 ha habido una importante reducción de los casos mundiales de paludismo y de las muertes por esta causa.

“Estos avances han sido posibles gracias a la expansión masiva de instrumentos eficaces de prevención y tratamiento de la enfermedad, como los mosquiteros tratados con insecticidas, las pruebas diagnósticas y los medicamentos antipalúdicos”, precisa la ONU.

En nuestro país hay una vigilancia constante. Por ejemplo, en el Estado de México porque su territorio cuenta con las condiciones geográficas y climáticas en las Jurisdicciones Sanitarias de Tejupilco, Tenancingo y Valle de Bravo, que permiten la existencia de vectores transmisores del paludismo.

¿Cómo se puede dar cuenta que una persona lo padece? Cuando el habitante de localidades o de zona palúdica presenta calentura elevada, escalofríos y sudoración que cede y se repite cada tercer día.

De acuerdo a la Secretaría de Salud, el paludismo es causado por parásitos del género Plasmodium trasportados por mosquitos del género Anopheles y transmitidos a las personas por la picadura de mosquitos infectados previamente.

En México, expone, se han realizado considerables avances en la lucha y control de esta enfermedad mediante el uso focalizado de insecticidas, pero principalmente con la realización de actividades de saneamiento básico a nivel domiciliar, peri domiciliar y ambiental, en las que participa de manera activa la población en riesgo, lo que ha permitido reducir la incidencia de casos en un 92.5%, es decir, de 15,121 casos en 1998 a solo 1,124 para el 2011.

Y para que distinga a los mosquitos villanos, tienen la cabeza casi esférica y la misma está ocupada en su mayor parte por un par de ojos compuestos laterales. Presentan un par de antenas formadas por quince segmentos escapo, pedicelo 13 artejos que forman el flagelo en los que se implantan numerosos pelos los cuales se presentan más largos y abundantes en el caso de los machos.

Dicen que poseen un aparato bucal diseñado para picar y chupar. Tanto las hembras como los machos se alimentan del néctar y fluidos de plantas, sin embargo las hembras típicamente requieren de la ingesta de sangre de algún vertebrado para llevar a cabo la ovipostura. Los machos presentan apéndices bucales cortos en contraste con las hembras que poseen apéndices bucales largos como una aguja, capaz de taladrar el tejido animal.

Otros planteamientos son que se alimentan de una gran variedad de animales, dependiendo primordialmente de la preferencia de la especie por un hospedero y de la disponibilidad de dichos hospederos.

Los hospederos más comunes, además del hombre, son los animales domésticos grandes como el ganado, los caballos y otros equinos, cerdos, ovejas y cabras.

Cuidado, pues.

Escribir un comentario