Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Artículo Invitado

Correo electrónico Imprimir PDF
aurelio_nunio

La Adscripción del IPN: ¿Cómo Entender una Nueva Centralización de Este Órgano?

*Un Movimiento Político y Provechoso Para el Gobierno

*Hay Versiones Encontradas Acerca de Este Asunto

*¡Cuidado con la Mecha! Porque Parece ser muy Corta

POR LUIS MIGUEL MARTÍNEZ ANZURES

El pasado miércoles 13 de Abril del presente año, la Secretaria de Educación Pública (SEP) informó que a partir de la fecha antes referida, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) quedaba adscrito a la Oficina del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, por instrucciones del presidente Enrique Peña Nieto. Se trata de una medida de reestructuración administrativa en el organigrama de la SEP según podría entenderse en una primera aproximación sobre el hecho en cuestión.

Lo anteriormente expuesto está sustentado con motivo de la publicación en el Diario Oficial de la Federación de una aclaración al acuerdo 01/03/16, emitido el pasado 6 de abril de 2016 por la misma secretaria.

En el citado documento se adscriben orgánicamente las unidades administrativas y órganos desconcentrados de la SEP, la cual conservó la adscripción del IPN a la Subsecretaría de Educación Superior, establecida en el acuerdo previo número 646, publicado en el referido órgano informativo el 16 de agosto de 2012. Estos los antecedentes.

El acuerdo publicado por en el Diario Oficial de la Federación la semana pasada al documento antes referido, generó inquietud e inconformidad entre la comunidad politécnica, pues hubo voces que plantearon que podría significar una primera medida que eventualmente llevaría a separar a los Centros de Estudios Científicos y Tecnológicos (Cecyt, conocidos como vocacionales) de esta institución educativa. Una preocupación que fue incrementándose entre los estudiantes a medida que los días pasaban. Como respuesta a dichas acontecimientos, el director general del Instituto Politécnico, Enrique Fernández Fassnacht, difundió un mensaje dirigido a la comunidad politécnica en el que abordó la cuestión y sostuvo que: “nadie separará a los Cecyt del IPN, ni logrará desviarnos de nuestro compromiso de construir una nación más equitativa y justa”. Una declaración institucional efectuada en tiempo y forma que era obligada hacer para calmar las aguas turbulentas de la opinión pública en relación al acuerdo antes citado al creciente descontento que este empezaba a generar entre los estudiantes de esta casa de estudios.

Paralelo a este contexto, Aurelio Nuño aprovechó su participación en la inauguración de una sesión del consejo de instituciones públicas de educación superior de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones Afines (Anuies) para pedir a la comunidad politécnica que no se dejará confundir con información que indicaba (según su versión) que habría cambios en el IPN a causa del acuerdo publicado en el DOF por el cual se adscribía al Politécnico a la Subsecretaría de Educación Superior, y que luego fue modificado, con el fin de que la adscripción definitiva fuera a la oficina del secretario. Un movimiento minúsculo y meramente procedimental antes que político desde la perspectiva del secretario de educación pública. Pero un movimiento político y provechoso para el gobierno federal en aras de empezar a abrir la puerta hacia la privatización de sus instituciones de educación superior desde el punto de vista de muchos grupos de esta comunidad universitaria. Versiones encontradas sin duda alguna.

Sin embargo, este acuerdo aseguró, Nuño no implica ningún cambio interno en el IPN. Es una institución que seguirá siendo exactamente la misma. Pues su accionar institucional no se verá coartado o limitado en sus funciones.

La secretaria indicó que con esta medida: “se dará un renovado impulso a las actividades educativas, científicas y tecnológicas del IPN, además de que se favorecerá una mejor coordinación entre ambas instituciones”. Pues se entiende que se eliminan los intermediarios entre las dos instancias.

Mientras, en el otro frente de batalla: “lo que se plantea es hacer asambleas por escuelas, convocar a la interuniversitaria. No vamos a convocar movilizaciones sin que haya una discusión previa, primero tiene que estar la gente más informada”, indico Donovan Garrido integrante de la AGP (Asamblea general politécnica). El organismo que está cargo de la representación y dirección del movimiento estudiantil del Politécnico (al menos así se percibe mediáticamente).

Para llegar a la solución aún faltan muchos días. No vislumbro paros y movilizaciones a diario de parte de los estudiantes del IPN en las principales avenidas de la capital del país, a causa de una reestructuración organizacional al interior de la SEP y sus organismos desconcentrados. Este escenario no es factible hasta el día de hoy. Aunque la mecha parece ser muy corta y el fuego que la alimenta no extinguirse.

Para Aurelio Nuño pareciera una gran oportunidad para jalar reflectores y convertirse en ese funcionario público eficaz y receptivo que demandan las autoridades universitarias del país que logre impulsar grandes reformas en favor de la educación de calidad en México. La pregunta entonces que es pertinente formular es la siguiente: ¿Será capaz Nuño de calmar las aguas turbulentas de sectores numerosos de la comunidad politécnica, en aras de mostrarse ante la opinión pública como un interlocutor confiable y eficiente que impulse el crecimiento de calidad de esta institución de educación superior en el país? La respuesta está por venir.

Escribir un comentario