Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Lascas Económicas

Correo electrónico Imprimir PDF
contaminacion

Los Precios y la Productividad, Salpicados por la Contaminación

*Aumentarán la Merma en los Bolsillos, de por si Agujerados

*Repercusiones en la Inflación de no Pocos Bienes y Servicios

*¿Tapabocas, Cremas Dérmicas y Gotas Oculares al Alza?

*¿Y qué tal los Gastos en Medicamentos, Remedios y Demás?

POR LUIS EMIGDIO CONTRERAS

El Hoy No Circula recargado, cómo no, traerá una multiplicidad de efectos en la calidad del aire que nos dicen mejorará, ajá, pero veremos además, y no le quepa la menor duda, una serie  de secuelas en las actividades económicas y particularmente en los precios al consumidor, con repercusiones nacionales y no nada más en la ahora renombrada área de la megalópolis.

¿Acaso veremos un alza en los tapabocas, en las cremas dérmicas, en las gotas nasales u oculares? ¿Se trata de aumentos en las consultas, en los tratamientos y/o hasta en las cirugías que se pudieran presentar derivadas de los problemas de salud en las personas afectadas por estos sin sabores contaminantes?

Sí y no. Por supuesto que veremos incrementos en estos productos y servicios relacionados con la integridad física, pero lo más importante es que ya desde ahora notamos en los bolsillos esas pequeñas cosas que nos afectan la vida cotidiana y que poco notamos hasta que se transforma en problema secular. Veamos.

Según un reciente análisis del Instituto Mexicano para la Com­petitividad, México ha perdido de 2010 a la fecha 14 mil millones de pesos por complicaciones derivadas de la mala calidad del ambiente.

La calculadora de riesgos por contaminación atmosférica presentada por el IMCO muestra los costos generados por la contaminación del aire en 34 ciudades del país, donde se detectó que la diabetes mellitus, enfermedades del corazón y tu­mores malignos son los princi­pales padecimientos asociados con el deterioro atmosférico. Todo eso cuesta.

“La exposición a la conta­minación ha ido en aumento en todas las ciudades y con­lleva varios impactos a la salud. Problemas muy fuertes que pueden llegar a causar la muerte prematura en niños”, detalla Horacio Riojas Rodríguez, titular de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública.

Acorde con este experto, cada año la contaminación en México cobra altos costos a la sociedad, pues de esos 14 mil millones de pesos, 11 mil mdp corresponden a pérdidas de producti­vidad y 2 mil 500 millones más a gastos de salud.

“Los gastos en salud se calcularon para consultas y hospitalizaciones, multiplican­do el costo unitario por los días promedio de atención médica, mientras que las pérdidas de productividad incluyen los días laborales perdidos a causa de hospitalizaciones y consultas”, recalca a los legos el doctor Riojas Rodríguez.

Aunado a ello, veremos otros problemas no menos importantes que tenemos que platicarle amig@,

De entrada, está el caso de los taxis y en general el transporte público. Al no circular el 20 y hasta el 40 por ciento de los 5.5 millones del parque vehicular metropolitano, alguien tiene que transportar a la gente. Por la insuficiencia y pésima calidad de autobuses oficiales de pasajeros –aunque sean gratuitos por ahora- el tren ligero y trolebuses, muchos nos vemos obligados a utilizar taxis, así como sus competidores llamados Uber y Cabify que, como se ha denunciado hasta el cansancio, desde la semana anterior, aprovecharon la anarquía imperante para elevar sus tarifas entre 20 y 25 por ciento. La autoridad capitalina sigue dormida, apergollada por los niveles de ozono.

El asunto del transporte no se agota en los pasajeros. Para nada. Veremos disparos en los precios de los alimentos perecederos, granos, hortalizas y legumbres en forma especial, esos que nos llegan al área metropolitana cada día procedentes de todo el país y algunos importados. La lógica juega muy bien: como todo se mueve sobre ruedas.

Nos dicen los amigos de las autopartes que, ni hablar, también estaremos muy cerca de repuntes en estos artículos y ya nos dicen que como en su mayoría provienen del exterior, y se pagan en dólares, pues el ajuste no será muy bonancible que digamos, muy por arriba de los niveles inflacionarios actuales.

Ya que estamos en el asunto de los coches, también se espera un alza en las ventas de unidades nuevas para que puedan circular sin problemas, a pesar de que ya nos advirtieron que la nueva norma por ahí de junio será mucho más dura para que presuntamente no haya unidades que contaminen, a sabiendas que el HNC se distorsionó desde el principio (1989) y solo provocó eso: más coches usados se vendieron entonces.

¿Y la corrupción, apá? Si bien este inasible y espinoso asunto no se mide tan fácilmente, nos vamos a remitir a datos de los especialistas: solo por el Valle de México se calcula que todo tipo de corruptelas también afectan la productividad de la economía formal y alteran los precios en al menos 3 puntos porcentuales en términos anuales. Se calcula que con todo el asunto de los contaminantes, desde los ministerios públicos hasta el más bizarro y sencillito de los uniformados de Seguridad Pública de la ciudad y del Estado de México, veremos repercusiones de cinco a seis puntos. Calcule usted.

Confiemos que nuestros amigos del INEGI y del mismo banco de México estén tomando las medidas pertinentes para anticiparse a estos problemas que, incluso, acarrearán secuelas a mediano y largo plazos. Habrá que checarlo con cuidado, para que luego no digan que no se los dijimos, a todos.

Seguimos en abril y con ello una primavera contaminada y mugrienta. Y cara. Ya les diremos.

Estas Lascas Económicas verán el la luz del túnel del otro lado del puente. Irán acompañadas de otras pesadas rocas que generarán la luz y el calor que las circunstancias requieren. Ya le esperan a usted, con calma, pero la semana entrante en este espacio. Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario