Banner




Ud. está aquí
Banner

Urbana

Correo electrónico Imprimir PDF

jorge_romero_herreraVecinos de Narvarte Suspenden Obra en Predio de la Octava Delegación

+ Proponen Construir una Casa de la Cultura y Museo

+ Quieren Hacer Cuartel Para la Policía Capitalina

+ Además, locales Para Juzgados de Juicios Orales

POR HÉCTOR RIVERA TRUJILLO

Las autoridades del Gobierno del DF no han informado con claridad el proyecto de lo que van a construir en el predio de lo que fue la Octava Delegación y el Convento y Santuario de la Virgen de la Piedad, por lo que la Unión de Vecinos de la colonia Narvarte y Colonias Hermanas, lograron suspender las obras que se vienen realizando después de la demolición total del edificio considerado histórico y de gran importancia en esta zona de la Ciudad de México, “la demolición se realizó los últimos días del año pasado”, informan Rosa María Martínez y Adriana Montuy.

En entrevista con el reportero de MISIÓN POLÍTICA, puntualizan que de inmediato se iniciaron las obras para la nueva edificación.

Temen los vecinos que la construcción de la obra continúe, porque la suspensión de los trabajos en el proyecto no se van a detener indefinidamente, según les han informado algunos funcionarios del gobierno capitalino. “Estamos conscientes que la demolición referida, lamentablemente ya es un hecho irreversible, no obstante proponemos el rescate del predio, para la construcción de una Casa de la Cultura y de un Museo”, apuntan.

Después de insistir ante las autoridades del Gobierno del DF, sostienen las dirigentes vecinales que lograron que se realizaran Mesas de Diálogo y “seguimos insistiendo en que se nos escuche y acepte nuestra propuesta para que ese lugar que siempre ha pertenecido a los vecinos de Narvarte, siga como un lugar cultural, además de un museo, porque no se ha informado el destino de este terreno”.

La desaparición del histórico edificio de la Octava Delegación, en que se alojaban oficinas de la administración de justicia del DF y de la Secretaría de Seguridad Pública (Sector del Valle y Narvarte, así como un agrupamiento de granaderos), se venía gestando desde hace mucho tiempo y el “13 de Septiembre del año pasado, se nos informó de la orden de demolición y venta del terreno, también se nos informó que se pretendía construir un estacionamiento y una torre de diez pisos para oficinas de policías judiciales”, dan a conocer las dirigentes vecinales.

Este edificio y la zona donde se ubicaba la Octava Delegación, explican, es considerado patrimonio cultural e histórico de Narvarte y colonias Hermanas, por lo que “queremos que se realice la reconstrucción de la arquitectura para recuperar en lo posible la apariencia que tenía el inmueble en el año de 1942. Desde el año 1898, se fusionaron los diferentes estilos arquitectónicos del Santuario de la Virgen de la Piedad, del Convento y de un Cuartel”.

Como datos históricos, indican Rosa María Martínez y Adriana Montuy, este lugar en 1595, fue entregado al padre Fray Cristóbal de Ortega, quien lo convirtió en el Convento de la Santísima Virgen de la Piedad, la entrega se hizo en presencia del Virrey y Real Audiencia. La iglesia y el Santuario fueron abiertos en 1652 y el lugar estuvo a cargo de los religiosos Dominicos. El convento permaneció, hasta que por orden del entonces presidente de la República Benito Juárez, por medio de sus Leyes de Reforma, hace que desaparezcan Conventos e Iglesias y así los religiosos quedan fuera de este lugar.

En documentos que presentaron las dirigentes vecinales, se indica que en los años de 1896 a 1899, la entonces Secretaría de Guerra y Marina, aprovechó el convento, así como el atrio del santuario para establecer tres cuarteles.

En 1942, el Gobierno del presidente de la República Manuel Ávila Camacho, a través de un decreto, declara de utilidad pública la expropiación y necesaria planificación del Pueblo de la Piedad y en este lugar se construye el flamante edificio de la Octava Delegación.

También fue una de las garitas de Aduanas de la Ciudad, estas eran: la de Peralvillo al Norte, la de la Piedad al Sur (precisamente donde estaba la Octava Delegación), la de San Lázaro al Oriente y la de Belén al Poniente, encargadas de cobrar el impuesto de importación de mercancías y había que pagar para poder entrar a la ciudad.

Cuando se inició la demolición del edificio, dicen que entregaron un informe “Urgente” en las oficinas del Jefe Delegacional en Benito Juárez, Jorge Romero Herrera, en el que se hace de su conocimiento que el edificio de la Octava Delegación estaba siendo demolido, violando las disposiciones y ordenamientos de instituciones como el INBA y CONACULTA, pero las autoridades delegacionales no intervinieron, ni informaron lo que pasaba con este histórico lugar.

Hasta el pasado mes de enero, aclaran las representantes de los vecinos, se les informó que el lugar (con superficie de cuatro mil metros cuadrados), es un terreno del Gobierno del Distrito Federal, dependiente de la Oficialía Mayor y que se está invitando a la iniciativa privada para la construcción del proyecto que se realizará en este terreno, para no usar recursos del presupuesto del Gobierno del DF, como se ha hecho en otras ocasiones.

Además de acudir a la delegación de Benito Juárez, han solicitado la intervención de CONACULTA y del INBA, entre otras instancias, para que las autoridades acepten su propuesta y se haga realidad la construcción de la Casa de Cultura y del Museo. Puntualizan que hay suficiente espacio para la construcción de las oficinas de Gobierno y los lugares para beneficio directo de los vecinos para la realización de eventos sociales, culturales, deportivos y para el museo.

En estas gestiones ante las autoridades, explican las dirigentes vecinales, ya aparecieron algunas personas que quieren adjudicarse la representación de los vecinos de Narvarte y hacer un “movimiento político”, lo cual rechazan tajantemente, “porque no es una lucha partidista, ni política, son los derechos de los ciudadanos que desde hace más de setenta años habitan en Narvarte y Colonias Hermanas.

Los integrantes de la mesa directiva de la Unión de Vecinos de Narvarte Oriente, Narvarte Poniente, Vértiz Narvarte, Piedad Narvarte, Álamos, Portales y otras, son: Rosa María Martínez Quiroz; Adriana A. Montuy; Javier Luna Grajeda; J. de Jesús Veremundo Castilla; Sonia Galindez Aguirre; Axel Steve Galindez y Martina López Arteaga y cuentan con el apoyo de más de mil habitantes de estas colonias, que manifiestan por escrito su adhesión a la organización vecinal que representan.

Insisten, en que la demolición de este edificio histórico en Narvarte, fue irregular y han solicitado los siguientes datos relacionados con el predio: antecedentes de propiedad; acreditación de propiedad del inmueble; ¿quién tramitó la licencia de demolición y quién la autorizó?; ¿quién tramitó la licencia de construcción y quién la autorizó?; certificado de zonificación y uso de suelo y mecánica de suelos, entre otra información que no les han entregado por escrito.

Esperan, que las autoridades del GDF les aclaren, ¿qué será lo que se va a construir?, porque hay especulaciones sobre el estacionamiento, locales comerciales y oficinas de gobierno del DF.

Escribir un comentario