Banner




Ud. está aquí
Banner

Los Privilegios del Poder

Correo electrónico Imprimir PDF

lxiii_legislaturaRifa de Plazas, Práctica Vigente en el Senado

POR VERÓNICA V. GONZÁLEZ Y ARNOLDO PIÑÓN

Parece difícil de creer, pero en el Senado de la República, la ocupación de algunas plazas de base –con salarios promedio de 12 mil pesos mensuales- se hace mediante sorteo entre trabajadores sindicalizados para que las entreguen a quienes ellos decidan –familiares, amigos, compadres, etcétera- y no a través de perfiles, exámenes y conocimientos y habilidades.

El pasado 20 de diciembre, el Sindicato de Trabajadores de la Cámara de Senadores que dirige la señora Berta Orozco Márquez, rifó entre sus agremiados 40 plazas para que ingresaran a quienes ellos decidieran, lo que provocó, al interior de ese cuerpo legislativo, reclamo de un sindicato independiente de falta de proporcionalidad.

Sólo que se sabe que otras 25 plazas, otorgadas también al sindicato mayoritario, se encuentran reservadas, lo cual ha provocado una pregunta ineludible: ¿quién y a cambio de qué el trato privilegiado a la señora Orozco Márquez, quien en junio próximo concluye la prórroga de un año en su gestión y según se asegura, buscará ser reelecta?

Y es que además de esas 65 plazas de base, el sindicato titular de las relaciones laborales en el Senado de la República recibió otras 12, lo que le garantiza un número importante de votos para la renovación de la dirigencia. Ella, presuntuosa, ha dejado correr la versión que cuenta con el apoyo de un importante número de senadores, incluido Joel Ayala Almeida, presidente de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE).

En la Cámara de Senadores los trabajadores se agrupan en tres sindicatos, de los cuales el que encabeza la señora Orozco Márquez es el mayoritario y por tanto titular de la relación laboral. Sin embargo, a los minoritarios no se les tomó en cuenta para asignación de plazas de base, una contradicción de la pluralidad que se practica en ese cuerpo legislativo donde todos los partidos tienen representación en la Junta de Coordinación Política, por ejemplo.

Se tiene la percepción que la directora de relaciones laborales, Ruth Berrones mantiene una actitud para beneficiar a su amiga la señora Orozco Márquez y que ejerce influencia en el secretario general de Servicios Administrativos, Rodolfo Noble San Román, lo que explicaría el trato inequitativo en la entrega de plazas de base.

La rifa de plazas para que fueran otorgadas discrecionalmente por los trabajadores ganadores, provocó que algunas de las áreas donde fueron ubicados a quien se contrató, haya queja de los directores de área que no cumplen con las necesidades del servicio y le soliciten a la Dirección de Recursos Humanos, a cargo de Arturo García de León Pereyra, el cambio de personal.

Incluso entre los trabajadores que ocupan plazas de pie de rama –las que tienen los salarios más bajos-, hay inconformidad, porque debió haberse activado el escalafón y que les permitiera subir de categoría para mejorarles sus ingresos y por tanto sus niveles de vida.

A los maestros en algunos Estados se les criticó severamente que heredaran sus plazas a sus familiares, como parte de sus derechos. Sin embargo, el ingreso a laborar al haber ganado una rifa, parece sacado de una película de Juan Orol. El Senado de la República debiera dar ejemplo de pulcritud en todas sus áreas, incluida la contratación de nuevo personal.

PARA LA AGENDA

Consecuencia que en la reforma educativa se introdujeron cambios en materia laboral, el número de maestros que tramitan jubilaciones, en los últimos meses se ha incrementado notablemente, ante el temor de ser cesados al no acreditar los exámenes a los que obligatoriamente deben realizar. Hasta ahora nada se ha dicho de la inestabilidad laboral que en ese sector se introdujo, festinándose el cese de 500 profesores por tres faltas injustificadas en un mes, en flagrante violación de derechos laborales, sustituidos por decisiones meramente administrativas. La calidad en la educación no se va a mejorar a través del terrorismo laboral; es evidente que los trabajadores se encuentran en total estado de indefensión frente a acusaciones de alumnos, padres de familia y funcionarios menores de la Secretaría de Educación Pública, mientras Juan Díaz de la Torre y el SNTE buscan la manera de recuperar parte del poder perdido al demandar –bajo el argumento de tener la mayoría de afiliados- posiciones en los órganos de gobierno de las dependencias que conforman el ISSSTE-. Para dar una idea del calvario al que los maestros y todos los trabajadores del Estado deben enfrentarse para el pago de sus derechos al optar por la jubilación, sea suficiente el siguiente ejemplo: uno de ellos lleva desde el 6 de diciembre a la aseguradora Metlife el pago de su seguro de retiro, el pasado 4 de febrero le entregaron un escrito –el segundo-, en el que sin nombre del funcionario responsable y por supuesto sin firma, le dicen: “En relación con su solicitud del pago de la suma asegurada correspondiente a su seguro de retiro le informamos que es necesario que acuda a su centro de trabajo para que de manera escrita nos indique cómo fue reportada la prima a esta aseguradora y los años de servicio cotizados para el seguro en mención. Lo anterior de conformidad al numeral cuatro. Administración del Servicio cuarto párrafo del contrato del seguro, en virtud de que usted no está registrado en la base de datos que fue proporcionada por su dependencia. Reiteramos a usted las seguridades de nuestra consideración más distinguida. Atentamente. Siniestros Vida”. Cuando el maestro acudió a la SEP, se le informó que desde iniciado su trámite prejubilatorio se informó a Metlife para que procediera a hacerle el pago correspondiente…

Escribir un comentario