Banner




Ud. está aquí

Fiestas ya: La Guelaguetza, la Noche que Nadie Duerme y de la Guitarra

Correo electrónico Imprimir PDF
la_guelaguetza

Por Susana Vega López

Si algo nos distingue en México son las fiestas, las ferias, las tradiciones que reflejan la alegría de los habitantes por festejar, por ejemplo, la elaboración del pan. Sí, ahora mismo se realiza la Feria de la Panificación en Acámbaro, Guanajuato, que comenzó el pasado lunes 9 de julio y termina mañana miércoles, 11.

 

Un total de 500 familias que se dedican a hornear pan, realizaron su tradicional “lluvia de pan” para regalar más de 150 mil piezas entre las que se encuentran las famosas “acambaritas” o el pan grande, en agradecimiento a la Virgen del Refugio, patrona de Acámbaro.

En Oaxaca, el pasado 6 de julio, dio comienzo una de sus principales festividades: la Guelaguetza. Los dos últimos lunes de julio (llamados lunes del cerro) son ya una tradición que participantes de ocho regiones se presenten en el auditorio oaxaqueño con coloridos vestuarios para ejecutar bailables tradicionales. En el marco de esta festividad se encuentra también la Feria Internacional del Mezcal.

Además de conciertos como el de Fernando de la Mora el próximo viernes 20, de encuentros de danza y música, de muestras gastronómicas y venta de artesanías en la Expo Feria Artesanal, se puede disfrutar del espectáculo Donají, la leyenda. La Guelaguetza concluye el 2 de agosto con la Feria del Tejate y del Tamal.

Otro gran festejo en puerta es La Noche que Nadie Duerme, en Huamantla, Tlaxcala, una celebración muy colorida en donde la gente deambula por las calles la noche del 14 de agosto para admirar y sorprenderse con la elaboración de tapetes y alfombras –verdaderas obras de arte- ejecutadas en honor a la Virgen de la Caridad.

Son tapetes de aserrín que magistralmente realizan los artesanos de Huamantla por donde pasa la procesión que hacen miles de personas que caminan atrás de esta Virgen que porta una corona de oro que, dicen, fue regalo de Porfirio Díaz, en agradecimiento por haber ganado la Batalla de Tecoac, en 1867.

Este festejo tlaxcalteca tiene sus orígenes en el siglo XIX y desde 1941 la tradición se realiza de manera interrumpida. Uno de los motivos para que se le otorgara el reconocimiento de Pueblo Mágico fue precisamente la confección de estas alfombras multicolores en aproximadamente siete kilómetros de calles.

La Huamantlada es otra actividad que atrae al turismo nacional y extranjero ya que al estilo de Pamplona, España, se sueltan varios toros por las calles para que los más osados corran despavoridos y no sean alcanzados por estos animales que, incluso, los torean. Son personas que gustan de la adrenalina quienes se exponen a esta tradición. Los más, simplemente observan atrás de la valla.

Otra feria que hay que visitar es la de la Guitarra, en Paracho, Michoacán, un pintoresco pueblo famoso porque la gente se dedica a fabricar guitarras que, incluso, se exportan.

Escribir un comentario