Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

En los Paraísos, Donde Inicia la República

Correo electrónico Imprimir PDF
chetumal

Por Susana Vega López, Enviada

CHETUMAL, Q. Roo.- Aquí comienza la República Mexicana, abriga verdaderos  paraísos; es la capital de Quintana Roo, hace frontera con Belice y se tiene una vista espectacular de los atardeceres. Muchas de sus construcciones son una clara expresión del art decó: Chetumal.

 

Al recorrer el Boulevard Bahía te encuentras, por un lado, las aguas del mar que se muestran imponentes, inmensas y se alcanza a ver una franja verde que es tierra de Belice. A lo largo de la avenida se ubican monumentos, esculturas, letreros y el andar de la gente.

Si volteas al otro lado, encontrarás El Faro, que te invita a entrar porque, además, es un museo donde se explica la historia y propósito de los faros marinos con fotografías, juegos interactivos y objetos que sirven para la navegación marítima. Es una joya arquitectónica. Este antiguo faro –construido en 1949- tiene 18 metros de altura y despide un destello luminoso cada seis segundos.

De paso, visita la Maqueta de Payo Obispo  –como se llamaba Chetumal-, una réplica de la ciudad de 1920 a 1930. Es una recreación, en miniatura, en la que se aprecian las calles trazadas y casas que rememoran la vida de aquellos tiempos cuando las casas se construían en alto para evitar la entrada de animales rastreros como el cocodrilo, o donde había recipientes (una especie de tinacos) para almacenar el agua.

Al transitar, por este boulevard puedes entrar a cualquiera de los restaurantes y bares para deleitarte con la variedad de comida que ofrecen, tomarte un buen café para mitigar el calor o bebidas de tu preferencia.

Visita el Palacio Legislativo donde el Congreso del Estado tiene su residencia. Cuenta con una biblioteca en la que se pueden consultar más de seis mil 200 títulos, así como el Archivo General. Enfrente se ubica la Explanada de la Bandera, un obelisco que cuenta con un reloj en cada uno de sus lados. En este lugar, los habitantes se dan cita para reunirse, jugar, caminar y alquilar carritos eléctricos para sus niños.

Esta zona es muy visitada porque allí puedes refrescarte con aguas frescas, te frío, paletas, nieves, helados y saborear una deliciosa marquesita, un postre crujiente que lleva queso de bola y un ingrediente extra que puede ser cajeta, nutella, mermelada que le dan un sabor peculiar.

El Muelle Fiscal se ubica en el Puerto de Chetumal considerado puerto de altura, cabotaje y pesca. Su bahía es Santuario del Manatí del Caribe mexicano por lo que es una zona de conservación ecológica.

Y si te diriges al norte del Boulevar Bahía llegas a un lugar donde puedes alquilar una lancha, hacer esnórquel, pescar, comer y disfrutar del cálido clima.

Finalmente –y aprovechando el viaje- visita la zona libre de Belice, al poniente de Chetumal, en el poblado Subteniente López. No se necesita visa ni pasaporte, tan sólo una identificación oficial para pasar la frontera. Aquí abunda mercancía procedente del Oriente y, la verdad, siempre dan ganas de comprar.

Al llegar a la frontera, operadores de taximotos pagados por los dueños de las tiendas te llevan gratis a los centros comerciales. El regreso ya es por tu cuenta y cuesta entre 10 y 15 pesos por persona en este transporte en el que caben hasta cinco pasajeros.

Escribir un comentario