Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Los Números Hablan Para Cada Partido, el Enigma ¿Cambiarán el día Clave de 2018?

Correo electrónico Imprimir PDF
moneda_en_el_aire
la_moneda_en_el_aire
andres_manuel_lopez_obrador
ricardo_anaya
jose_antonio_meade

*Para ser Presidente se Requieren 20 Millones de Votos

*INE: el Voto Duro del PRI es de 6 Millones 368 mil 763

*El PRD 5 Millones 254,778 Afiliados y NA Tiene 657,864

*PT Suma 513,315, en MC son 468,946 y en ES 244,388

*PAN, 378,838, Morena 319,449 y en el PVEM 308,224

Por Jesús Michel Narváez

¡Y la moneda está en el aire!

Sí, para las elecciones presidenciales y de Congreso de la Unión del primer domingo de julio de 2018.

De acuerdo con el Lista Nominal del Registro Federal de Electores, el PRI con sus aliados gobierna 15 estados y la suma de electores alcanza 35 millones 956 mil 57 ciudadanos. El PAN, coaligado con el PRD y MC y con sus 6 victorias en 2016, gobierna 12 entidades con un potencial del voto de 26 millones 232 mil 569 mexicanos con derecho al sufragio. El PRD -en solitario- conduce los destinos de 5 estados, incluida la Ciudad de México en donde se encuentran registrados y en posibilidad de votar 12 millones 607 mil 735 hombres y mujeres.

 

Nuevo León es una incógnita por ser el único estado de la República Mexicana gobernado por un independiente, pero cuya capacidad de voto alcanza los 3 millones 560 mil 467 ciudadanos.

¿Cuántos votos necesitaría el candidato para obtener el triunfo y convertirse en el nuevo Presidente de México?

De acuerdo con las estadísticas de las dos últimas elecciones al menos 20 millones.

Si la Lista Nominal para los próximos comicios federales –Poder Ejecutivo y Poder Legislativo- y los estatales y locales es de 83 millones 563 mil 190 ciudadanos –al corte del 2 de febrero- y la asistencia a las urnas se mantiene en el 63 por ciento como ocurrió en 2012, cuando la Lista registro a 79 millones 454 mil 802 ciudadanos y el cómputo total arrojó 50 millones 323 mil 153 votos válidos, el siguiente en sentarse en la Silla del Águila deberá superar los 19 millones 226 mil 784 sufragios obtenidos por Enrique Peña Nieto.

LOS MILITANTES REGISTRADOS ANTE EL INE Y EL “VOTO DURO”

El Instituto Nacional Electoral obligó a los partidos políticos a registrar el número de sus militantes. En sesión del Consejo General celebrada el 22 de agosto del año pasado, los padrones internos de cada partido “fueron rasurados”, al comprobarse que al menos el 22 por ciento de los nombres no estaban en el Registro Federal de Electores.

Ahí afloraron los números aparentemente reales de la militancia de cada partido, lo que presumen como su “voto duro”. El que nunca cambia. El que siempre cruzará la boleta por el tricolor.

Los datos oficiales: PRI: 6 millones 368 mil 763 militantes, lo que lo convierte en el partido con mayor afiliación.

Sorprendentemente el PRD ocupó el segundo lugar al comprobar que cuenta con 5 millones 254,778 militantes.

Nueva Alianza logró demostrar que su voto duro lo conforman 657,864 afiliados.

Después el Partido del Trabajo comprobó tener 513,315 miembros.

Movimiento Ciudadano mostró tener 468,946 adeptos

El PAN solamente pudo comprobar la existencia de 378,838 correligionarios.

El Partido Verde Ecologista de México registró de 308,224 militantes.

Encuentro Social acreditó 244,388 y Morena tiene 319,449 afiliados.

Este es el “voto duro” con el que podrían contar los 9 partidos políticos con registro nacional.

A ninguno le alcanza por sí solo para ganar las elecciones.

Y sumados los militantes de cada coalición, el escenario no mejora.

La Coalición Todos Por México, conformada por PRI-PVEM y NA contaría con 7 millones 334 mil 851 de militantes que representarían el voto duro.

La Coalición Por México al Frente del PAN-PRD-MC se quedaría con 6 millones 102 mil 562 adeptos.

Y la Coalición Juntos Haremos Historia de Morena-PT-PES apenas sumaría un millón 77 mil 152 afiliados.

Muy lejos están de acercarse siquiera al número mágico de los 20 millones requeridos para convertirse en el Jefe del Estado Mexicano.

LA NUEVA LEGISLACIÓN ELECTORAL, SOBREREGULADA

Desde el año 2006, cuando surgieron los anuncios contratados por el sector privado y de los que destacó aquel de “Andrés Manuel es un peligro para México”, se planteó la necesidad de que solamente la autoridad electoral pudiera contratar espacios radiofónicos y televisivos.

En 2007 se elaboró la sexta reforma electoral después de la de Jesús Reyes Heroles de 1977. Los legisladores decidieron que el uso de radio y televisión emergiera de los llamados “tiempos oficiales” con lo cual el costo de campañas y del proceso electoral se reduciría notablemente. Falso al final de la jornada.

Con el paso de los años y después de las elecciones de 2012, pero principalmente por lo ocurrido en Veracruz durante las elecciones intermedias en 2013, afloró la “compra de votos” con recursos de Sedesol. El delegado Ranulfo Márquez Hernández fue destituido a raíz de un escándalo por el uso político de programas sociales durante las campañas locales de ese año y Gustavo Madero -entonces presidente del CEN del PAN- denunció el hecho con lo cual replanteó la necesidad de una nueva reforma político-electoral.

Fue en 2014 cuando se discutió y aprobó. Y desde entonces la sobrerregulación en los procesos electorales ha sido motivo de cuestionamientos.

Este es el primer proceso comicial que modificó los tiempos de campañas. De seis meses que se tenía en la pasada elección se redujo a 90 días.

Las precampañas también hicieron su aparición por primera vez.

Reguladas por el Instituto Nacional Electoral, las precampañas hacia la Presidencia de la República y para el Senado iniciaron el jueves 14 de diciembre y terminaron el pasado domingo 11 de febrero de 2018.

Fueron 60 días de giras, actos presuntamente “privados” en los que los competidores: Andrés Manuel López, José Antonio Meade y Ricardo Anaya intentaron convocar a la ciudadanía de todo el país para ser, cualquiera de los tres, Presidente de México.

Presuntamente en las precampañas no se puede solicitar el voto de manera directa ni se deben hacer promesas para ganar la elección. Sin embargo, el abanderado de la Coalición Juntos Haremos Historia hasta a su gabinete anunció y formalizó la creación de la Gendarmería Nacional al tiempo que confirmó la amnistía para los criminales que han bañado de sangre el país.

En opinión de expertos analistas en cuestiones electorales, la nueva Legislación Electoral en vigor desde 2014, está sobre-regulada al impedir participaciones en radio y televisión, por ejemplo, en entrevistas en las que hagan públicos sus programas de gobierno o bien que la “equidad” prevalezca se tiene que presentar a los candidatos, en el número que fuere, al mismo tiempo.

No se debe, aunque se hace, tener como invitado a uno solo de los aspirantes.

Tampoco se permite que entes ajenos a los partidos contraten propaganda en medios electrónicos y hasta en las redes sociales. Hay una excepción: videos caseros.

En materia financiera, el INE fijó topes de gastos de precampaña para las elecciones en 67 millones 222 mil 417 pesos para los precandidatos presidenciales.

Durante los 60 días de precampaña, los partidos estaban obligados a resaltar el carácter de precandidato de las personas postuladas y para la promoción, quedó estrictamente prohibido el otorgamiento de artículos promocionales utilitarios.

Nada de bolsas de mandado, gorras, playeras, banderines, balones con logotipos etcétera. Por consiguiente, las reuniones públicas fueron desangeladas. Por ello las precampañas estuvieron dirigidas a militantes y consejeros políticos.

De acuerdo con los criterios de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, los spots que difundieron los precandidatos fueron “genéricos”, porque El precandidato único puede realizar actos solamente para convencer a su militancia, únicamente a los miembros de su propio partido o coalición que tienen que definir al final si efectivamente esa persona va a quedarse a la candidatura, No puede haber un proselitismo abierto a la ciudadanía, declaró el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello antes del inicio de las precampañas.

Salvo el caso de Morena, en donde Andrés Manuel López jugó en solitario, presuntamente José Antonio Meade y Ricardo Anaya buscaron convencer a sus consejeros políticos y militantes, porque no estaba decidido que serían los candidatos finales.

SILENCIO POR LA INTERCAMPAÑA

La “intercampaña”, que inició ayer lunes, obliga a los precandidatos a no realizar actos proselitistas que convoquen a los ciudadanos a participar o a escucharlos. Están impedidos a difundir propaganda, a conceder entrevistas en medios electrónicos –en la prensa escrita no opera la prohibición- y no pueden acudir a actos políticos a invitación expresa de organismos civiles.

Aunque no hay explicación oficial al respecto, durante los 45 días de la “intercampaña”, los partidos políticos y sus abanderados deberán utilizar el tiempo para redefinir sus estrategias, compactar sus estructuras y planear lo que será la campaña, que arrancará el 30 de marzo y terminará el 27 de junio.

Con la entrada en vigor de la “intercampaña”, de nueva cuenta la moneda quedará en el aire y durante la campaña formal, comenzará a girar en el aire para caer el domingo primero de julio, aunque nadie sabe si quedará de canto o mostrará el rostro del puntero o del colero.

Escribir un comentario