Banner




Ud. está aquí
Banner

Perversión: Homicidas, Caníbales y Necrófilos

Correo electrónico Imprimir PDF
juan_carlos_y_patricia

*Incremento de las Parafilias en el Mundo

*La Socorrida y Secreta Necrofilia en México

*Propuesta de Reforma en la Entonces ALDF

*Y Sigue la Mata Dando en los Tres Ilícitos

Por Nidia Marín

Cuando faltaban 25 días para el Dia de Muertos en el país, nos desayunamos con los asesinatos en Ecatepec, Estado de México de los caníbales y necrófilos Juan Carlos “N” y Patricia “N”, una pareja perversa que hoy causa en la sociedad una cauda de sentimientos que van desde la irritación, al asco y el reclamo de justicia.

 

¿Cómo se incuban ese tipo de criminales? Es complejo y escalofriante, pero no nuevo, desde siempre en el mundo. Apenas hace poco más de un año, a finales de septiembre de 2017, en Rusia, se descubrió que el matrimonio integrado por Dimitri y Natalia Bakshéyev podrían haber asesinado y devorado a 30 personas y violado los cadáveres.

Cuando encontraron fileteado en la cocina el cuerpo de una de las tres decenas de asesinados, las autoridades constataron que además de asesinos seriales eran caníbales, independientemente de su carácter de necrófilos.

México no se escapa del incremento de parafilias, entre las cuales se ubica la necrofilia. No sólo el caníbal de la Guerrero está registrado en el siglo XXI, como como asesino serial, caníbal y necrófilo, sino muchos otros. Inclusive hay empleados públicos que, por lo menos en la tercera faceta, fueron descubiertos, en algunos casos en el momento de su actividad sexual.

Ha sido tal el incremento de este tipo de casos de necrofilia (sean caníbales, asesinos seriales o no) que, en 2015, en la Asamblea Legislativa de la capital de la República, la legisladora Miriam Saldaña Cháirez propuso actualizar la legislación vigente en el Distrito Federal, con el endurecimiento de sanciones penales a quienes ejercieran de manera inadecuada su función profesional en relación al tratamiento de cadáveres con actos necrófilos.

Planteó adicionar un párrafo tercero al artículo 208 del Código Penal para el DF, a fin de garantizar el respeto y protección de los derechos que tienen las personas, aún después de la muerte, estableciendo la conducta típica de un delito cuando se transgreda el respeto al cadáver y se le trate de forma distinta, por parte de quienes tienen tareas específicas en el ejercicio de sus funciones, aún más cuando pertenecen al Servicio Público (apenas se había descubierto en plena maroma a un necrófilo en el servicio médico forense).

En la tribuna de la ALDF, precisó la diputada que este tipo de ilícito es considerado como un delito grave y se realiza con mayor frecuencia en anfiteatros, funerarias, hospitales, al resaltar que con la reforma propuesta  se estima regular una conducta ilegal, específicamente para servidores públicos, porque actualmente no se cuenta con elementos que permitan agravar el uso inadecuado de la profesión y adecuar las conductas de necrofilia cometidas en las instituciones públicas.

La Asambleísta explicó que agregar elementos positivos al artículo ya existente del código sustantivo penal, garantiza adecuar conductas ilegales bajo el principio consagrado en el artículo 14 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece la exacta aplicación del delito y no por analogía ni por mayoría de razón.

De tal manera se contempló ampliar un delito por comisión ya existente, pero que aún excluía una pena mayor a quien, en el servicio público, cometa el coito en actos de necrofilia. La reforma adicionaba un delito por omisión, cuando por falta de responsabilidad en el encargo, se transgreda la seguridad e integridad del cadáver.

No prosperó y el artículo quedó como estaba:

“ARTÍCULO 208. Se impondrá de uno a cinco años de prisión: I. Al que viole un túmulo, sepulcro, sepultura o féretro; o

“II. Al que profane un cadáver o restos humanos con actos de vilipendio, mutilación, brutalidad o necrofilia. Si los actos de necrofilia se hacen consistir en la realización del coito, la pena de prisión será de cuatro a ocho años”.

Y, desde luego, sigue la mata dando en los tres casos de ilícitos.

Escribir un comentario