Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Gobierno en Puerta Debe Defender Bosques

Correo electrónico Imprimir PDF
gonzalo_chapela_y_mendoza

*Salvaguardaría a las Aves Migratorias

*Ilegal, 70% de la Madera que se Consume

*Mínimos, los Decomisos de la PROFEPA

*Vía: uso Forestal Comunitario Sustentable

Por Nidia Marín

Hoy que tenemos en México tantas aves que cruzan el pantano y SÍ se manchan, hablaremos de las otras, de las deslumbrantes que nos ayudan a vivir, en este caso de las aves migratorias.

 

Dice el Conacyt que una de las mayores maravillas de la migración sucede en el continente americano (el nuestro), donde millones de individuos de aproximadamente 340 especies de aves se trasladan de ambientes tropicales de México, Centroamérica y Sudamérica a ambientes templados de Norteamérica. Las aves migratorias neotropicales, entre las que se encuentran zopilotes, gavilanes, garzas y playeritos, colibríes, mosqueros, chipes y reinitas, han realizado este viaje de miles de kilómetros durante millones de años, y cerca del 60 por ciento son especies pequeñas que habitan en los ecosistemas terrestres y sobre todo hábitats de bosque.

Por ello, debemos reflexionar en cuidar nuestros bosques porque, además, la FAO explica que los medios de vida y la seguridad alimentaria de gran parte de la población rural pobre del mundo (México no escapa de ello) dependen de la vitalidad de los bosques y los árboles.

Los datos indican que aproximadamente el 40% de la población rural que padece pobreza extrema, esto es, unos 250 millones de personas, vive en zonas boscosas o de sabana.

Para los medios de vida y la resiliencia de los hogares más pobres (expone la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) es fundamental poder acceder a los productos, bienes y servicios de los bosques, que actúan como redes de seguridad en épocas de dificultad.

De algunos estudios se desprende que los bosques y los árboles pueden proporcionar en torno al 20% de los ingresos de los hogares rurales en los países en desarrollo, ya sea a través de ingresos monetarios o satisfaciendo las necesidades de subsistencia.

Se estima que los productos forestales no madereros aportan alimentos, ingresos y diversidad nutricional a una de cada cinco personas en todo el mundo, sobre todo mujeres, niños, agricultores sin tierras y otras personas en situación de vulnerabilidad.

Advierte Gonzalo Chapela y Mendoza que, en nuestro país, por ejemplo, en aprovechamientos ilegales, al menos 70% de la madera que se consume en México (14 millones de metros cúbicos de 21 millones) tiene origen ilegal y se beneficia de un contexto de amplia impunidad, mientras que “los decomisos de la Procuraduría Federal de Protección del Ambiente, Profepa, alcanzan apenas 30 mil m3de madera frente a los 14 millones de m3 que se extraen ilegalmente. La producción y comercio ilegales se ven favorecidos no solo por una regulación pesada, costosa, sino por su aplicación discrecional, por la corrupción y la falta de supervisión de los canales comerciales. El clandestinaje forestal tiene fuertes implicaciones sociales, ambientales e institucionales”.

Hace notar que las comunidades rurales, dueñas de territorios forestales, juegan un papel central en la conservación y protección de los bosques y selvas. “Su labor es relevante en el control de los incendios y las plagas, el cambio de uso de suelo y la tala ilegal. Alrededor de 2 millones de hectáreas, 25% de las áreas formalmente bajo aprovechamiento, se dedican a la protección de los recursos naturales, además de las zonas que las comunidades definen como de conservación. Existe un enorme potencial, hoy no aprovechado, para avanzar en la conservación a partir del impulso a los esfuerzos comunitarios”.

Y propone una nueva política integral: el manejo forestal comunitario sustentable y con visión ecosistémica, paisajística y territorial; la integración de redes locales y regionales de valor y la intervención gubernamental con enfoque territorial. Propuestas sobre la protección y el cumplimiento de los derechos humanos: manejo de salvaguardas socioambientales; participación plena y efectiva; desarrollo de protocolos para la consulta previa e informada, armonización del marco legal y la defensa frente a los megaproyectos extractivos, agroindustriales y turísticos.

Hay un nuevo gobierno en puerta. Tiene la palabra para defender al bosque y como consecuencia a las aves migratorias.

Escribir un comentario