Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Nueva Geografía Política en la CdMx en Once Meses

Correo electrónico Imprimir PDF
claudia_sheimbaum

*Palmo a Palmo Tres Coaliciones Pelean Territorios

*La Catarsis por el Temblor Modificó las Tendencias

*Las Sorpresas Abundarán en Varias de las Alcaldías

Por Nidia Marín

Es previsible que la geografía política de la Ciudad de México cambie drásticamente. No la tienen fácil los partidos políticos y mucho menos sus candidatos. Todos tienen puntos en contra. Algunos cada vez más, conforme avanzan los días y se acercan las campañas que, hasta ahora han sido como las fintas de los malos jugadores de lo que fuere.

 

Las delegaciones, que dentro de 11 meses serán alcaldías, se supone gozarán de autonomía ya que tendrán concejales electos, de quienes se espera que actúen en favor de los ciudadanos y no de los partidos, aunque esto parezca más una ilusión que una posible certeza.

La catarsis fue el temblor y mucho nos tememos que las votaciones no serán lo que deseaba cada uno de los partidos y mucho menos lo que preveían. Habrá sorpresas. También gritos y sombrerazos posteriores.

El proceso está en marcha, pero mientras llega hay demarcaciones que se prevé cambiarán de signo partidista. Tláhuac es una. El pésimo gobierno llevado a cabo por Morena no deja lugar a dudas. Sus habitantes están indignados. Viven en la angustia constante desde que esa agrupación política (o partido) cerró los ojos ante la bárbara penetración del narcotráfico y el crimen organizado que ha costado tantas vidas. Y no nos referimos a la serie de delincuentes abatidos por la Marina, sino a todos aquellos inocentes que fueron muertos por los “dueños” de aquel territorio, tanto en sus inmediaciones como en otros puntos de la capital del país y en los municipios vecinos del Estado de México.

Resultaría una insensatez decir quién va a triunfar en Tláhuac. Ni Claudia Sheinbaum, de Morena, ni Alejandra Barrales, del PRD, la tienen fácil. Mikel Arreola tampoco, por el abandono en que tuvo el PRI a toda la capital en los últimos veinte años.

Hay otras demarcaciones que también están en el filo de la navaja, actualmente gobernadas por Morena. Es el caso de Azcapotzalco, donde campea la inconformidad con las actuales autoridades. Las quejas vecinales más recurrentes son que se está presentando “el año de Hidalgo” que ya saben, ya saben si dejan algo.

Pero no cantan mal las rancheras en otras zonas de la capital, como en la Miguel Hidalgo donde los golpes entre aspirantes a puestos de elección popular se están dando entre una fracción del Partido Acción Nacional y para variar… Morena.

Y dos más: Xochimilco y Coyoacán, donde sus gobernantes, de Morena y del PRD, respectivamente, también han tenido severos cuestionamientos de los habitantes.

En el caso de Benito Juárez, que durante varios años ha estado gobernada por Acción Nacional, podría quedar en manos de un ex panista, hoy neomorenista o bien, en una de esas, de un priista.

Cuauhtémoc, Tlalpan, Iztapalapa y Venustiano Carranza son un enigma, en el primer caso por el tácito abandono de los trabajos de reconstrucción no sólo en la Zona Rosa, sino en otros puntos de la demarcación más antigua de México.

Otro asunto es Tlalpan, donde el Colegio Rébsamen y los niñitos que murieron indudablemente pesarán a la hora de ir a marcar la boleta en las urnas, en contra de ya saben quién.

Iztapalapa es un hervidero, también afectado por los recientes temblores, donde el golpeteo porque no regrese una ex delegada está a la orden del día.

Álvaro Obregón es un cantar indeciso. La dinastía que ha gobernado la demarcación no es ya bien vista, lo que no significa que esa familia no tenga influencias entre los vecinos de la zona donde estaban las denominadas “ocho hermanas” y “16 primas” (colonias) antes priistas y desde hace tiempo una buena parte de estas perredistas.

En Venustiano Carranza, el hecho de que la Corte haya destituido a su Jefe Delegacional del PRD por desacato a una orden judicial tiene en el limbo de la incertidumbre los resultados electorales, sobre todo porque hay varios experredistas, hoy de Morena, con influencia en la zona, que podrían actuar en beneficio electoral de la gente de López.

Iztacalco y Gustavo A. Madero son territorios muy peleados por el PRD y Morena. Las denuncias de unos contra los otros abundan. Todo puede suceder.

Por lo que se refiere a las demarcaciones gobernadas actualmente por el PRI, Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Milpa Alta no se observan tantos nubarrones, lo cual no quiere decir que no haya inconformidad en algunas colonias y mucho menos que la tengan segura.

Pero sí, la geografía política de la Ciudad de México será completamente distinta, independientemente de quienes gobiernen en el Zócalo, tanto en Palacio Nacional como en el edificio del Ayuntamiento.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

 

Escribir un comentario