Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

Díaz de León y la Visión del Banco de México Ante Incertidumbres

Correo electrónico Imprimir PDF
peso

*Focos Amarillos Sobre el Peso: TLCAN y Reforma Fiscal

*Aumentan Tasas Contra Inflación; lo Contrario Sería Peor

*Atentos al Mercado Laboral de EU y sus Repercusiones

Por Luis Emigdio Contreras

Mientras la clase política, oportunistas y seguidores, se multiplican para arreciar en eso de las (pre) campañas electorales, con sus toneladas de lodo y suciedad, acá abajo, en el Templo del Neoliberalismo, que todo mundo conoce como el Banco de México, tuvimos la oportunidad de platicar con un paciente y nuevo amigo: el recién ungido gobernador del Instituto Central, Alejandro Díaz de León Carrillo.

 

Ahí, en la Sala de Consejo, al lado del retrato de Plutarco Elías Calles, quien como sabemos instituyó durante su presidencia el Banco Emisor, Díaz de León se muestra como todo banquero central, parco en el hablar y en el vestir, modesto diríamos, y resalta varias cosas que aquí queremos compartir con usted a una semana de que empiece febrero loco… y marzo otro poco.

De entrada, admite que la inflación se fue al alza en el 2017 porque además de los políticamente incorrectos, añadimos nosotros, disparos en la gasolinas, diésel y gas LP, hubo otros repuntes de consideración en el segundo semestre del ejercicio que llevó a situar el Índice Nacional de Precios al Consumidor, en el orden de 6.77%, además de, otra vez, un mediocre crecimiento de la economía que rondará entre 1.8 y 2.3%. Cuando mucho.

Pero, cauto, Díaz de León nos desliza que ya se tocó el techo en materia de carestía y empiezan las cosas a retomar su cauce para bajar ostentosamente desde este mismo mes de enero hasta tratar de converger “en los niveles requeridos”, es decir, del tres al cuatro por ciento. La mala es que eso ocurrirá, pero a partir del 2019, coinciden los expertos económicos, basados en que este año será totalmente atípico.

En eso sí está de acuerdo el propio Díaz, quien por cierto fuera titular también del Banco Nacional de Comercio Exterior hasta el 2016, y enfatiza que, además de eventualidades que pudieran presentarse en el mercado interno, hay que estar más que atentos a lo que pudiera sobrevenir por el lado del tipo de cambio, ni más ni menos, a partir de la política fiscal de Estados Unidos, y el desenlace (cualquiera que éste sea) de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Un punto que llamó la atención el banquero, y que aquí se lo sometemos a su consideración, es el caso del mercado laboral, punta de lanza de la política económica del mismo Donald Trump, en donde se proclama que han crecido los empleos del país vecino como espuma. Al respecto, Alejandro Díaz asevera que hay que ver si esto no influye sobre el movimiento de los precios (mexicanos y estadounidenses, se entiende) en la primera mitad del año. Al tiempo.

Lo que sí le queda claro al banquero central es que si bien hay variables externas que se escapan de las manos, lo cierto es que siempre hay que estar preparados para encarar cualquier vicisitud que se derive de las mismas. Es más, nos consigna que ya se han tomado medidas –es el caso de la subasta de dólares, por ejemplo- para que el tipo de cambio no se salga de las manos, anticipando que pudiera retornar el nivel de paridad a rangos con mucho menos presión en los meses por venir. Pero no se confía nada y lo trasluce.

Ante las voces, particularmente de gente que se dice de izquierda, en el sentido de que hay que “usar” las reservas internacionales (casi del orden de los 173 mil millones de dólares) para encarar otras necesidades como reconstruir casas, escuelas y carreteras, el titular del BdM les hace ver que ese dinero no es neto, no es líquido, en primer lugar, y frente a los ingresos externos, por ejemplo, en el caso de los derivados de las ventas de Pemex, la empresa petrolera manda dólares y recibe pesos. “Siempre hay que estar preparados para ello”, nos desliza el economista.

Optimista y cauteloso, Díaz de León recalca a propios y extraños que las elecciones que tendrán lugar este año no influirán en la trayectoria económica ni monetaria de nuestro país, pero también apunta que se han trabajado diversos escenarios ante cambios imprevistos en el comportamiento de las variables. Nos confirma que hay un pleno entendimiento con las autoridades hacendarias sobre el particular, no solo a través de la Comisión de Cambios que, por cierto, preside la Secretaría de Hacienda y esto, opina, no tiene por qué cambiar.

En el caso del alza en las tasas de interés, que algunos analistas han dicho ‘solo seca a la economía’, le merece una reflexión: “lo que buscamos, si bien tiene un efecto transitorio y de corto plazo al encarecer el financiamiento y al favorecer al ahorro en relación al consumo y esto puede tener un efecto sobre la actividad económica; el no hacerlo y el hecho de que la inflación pudiera incrementarse aún más, sería un costo mucho mayor para la economía, por lo efectos adversos que tiene la inflación, especialmente sobre los salarios”.

La óptica del gobernador es clara, pues le hace ver, particularmente a las nuevas generaciones, los jóvenes, lo delicado y negativo que pudiera ser vivir en un país en donde la carestía es muy alta, inestable e impredecible –digamos una Venezuela, en donde la inflación proyectada para el 2018 es superior a 2 mil 300 por ciento, según el FMI-, en donde el consumo se torna cada vez más caro y el financiamiento, claro, más escaso y costoso.

Al final de nuestra charla, Alejandro Díaz de León, nos recuerda que el mandato constitucional del Banco de México es preservar la moneda estable, así como los precios y se muestra cierto de que en su ortodoxa y autonómica gestión se mantendrán las variables en su lugar, aunque haya ciertos asegunes, en el caso de la opinión pública. Le seguiremos el paso.

Por lo pronto, estas Lascas Económicas se reunirán con otras piedras para analizar los planteamientos del gobernador y también hacer planes de corto y mediano plazos en donde hay que poner varios ingredientes sobre la mesa como el caso de la violencia, la inseguridad, las propias elecciones y sus resultados. Ya les platicaremos, pero por lo pronto les esperamos en este mismo espacio, la semana entrante.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla .

Escribir un comentario