“Tu Nombre”

Imprimir
tu_nombre_poster

Los Sueños en el Tiempo

Por Horacio Armando Hernández Orozco

En esta ocasión de vacaciones, me permito la licencia de comentar y recomendar una película no tan jurídica, pero sí de sumo interés. Tu nombre (“Kimi no Na wa”. 君の名は。) “Your Name” en inglés, es una cinta de animación japonesa, escrita y dirigida por Makoto Shinkai, distribuida por Tōhō; está inspirada en la novela del mismo nombre escrita por Shinkai; con música de la banda japonesa Radwimps; se estrenó en la convención Anime Expo 2016 en Los Ángeles el 3 de julio de 2016 y más tarde en Japón el 26 de agosto de 2016.

 

Taki y Mitsuha, jóvenes estudiantes de preparatoria son dos completos desconocidos, a pesar de eso, están destinados a conocerse, pues durante el sueño, ambos adolescentes intercambian sus cuerpos, con resultados impredecibles en la vida de los dos.

No es la clásica comedia de cambio de cuerpos que acostumbra el cine americano, es la asunción de roles entre dos jóvenes de diferente sexo, que los conlleva a comprender su incomprendida vida, lo que permite al espectador conocer algunas de las tradiciones ancestrales del Japón.

DUERME SOÑANDO…

Mitsuha Miyamizu, joven pueblerina, anhela la emoción de la vida de la ciudad, ella sueña con ser un chico guapo de Tokio y de pronto su sueño se convierte en realidad, ocupando el cuerpo de Taki Tachibana, un estudiante de preparatoria que, sin pretenderlo ni quererlo ocupa el cuerpo de ella.

Al inicio se presentan las eventualidades del desconocimiento total de tiempo, modo y lugar, cuando Taki despierta en el cuerpo de una adolescente, lo primero que hace es tocar sus propios senos y los siente tan reales, mientras Mitsuha advierte que entre piernas hay algo más y al tocarlo se siente horrorizada; este detalle muestra como es el despertar de la adolescencia, en los hombres su lívido se deja guiar por el ver y tocar, en las mujeres la noción sensorial se manifiesta de otras formas.

La sexualidad en la adolescencia no sólo tiene que ver con el desarrollo físico (caracteres sexuales secundarios), sino también es mental, que despierta un comportamiento sexual, y así el adolescente se transforma en un ser sexual.

Es interesante que el despertar sexual de estos dos jóvenes se dé durante sus sueños, pues los llamados sueños húmedos tienen una razón de ser, por eso la frase de la abuela Hitoha Miyamizu: “Aprecia la experiencia, los sueños se desvanecen cuando despiertas.”

HAZ DE TU VIDA UN SUEÑO

Taki y Mitsuha tardan en comprender que durante el sueño sus cuerpos se intercambian, por lo que comienzan a comunicarse por medio de notas, tanto escritas en sus cuadernos como mensajes en sus celulares, y establecen reglas para evitarse daños y perjuicios mutuos, lo que va creando un vínculo muy especial entre ellos; Taki convive en la escuela con otros dos jóvenes Tsukasa Fujii y Shinta Takagi, mientras que Mitsuha, tiene a su amiga Sayaka Natori, y a su otro amigo Katsuhiko Teshigawara, un experto en maquinaria, quienes se convertirán en sus involuntarios guías de hacer lo correcto.

La película muestra esa conveniencia inusual entre los personajes principales, que tras saber su conexión especial por lazos temporales (lo que sucede a través de los sueños) descubren un enorme deseo de querer conocerse, lo cual es común y ordinario entre jóvenes, más en la actualidad donde las redes sociales frecuentemente crean relaciones impersonales con jóvenes ansiosos por conocerse, sin importar distancias, pues se cree que la temporalidad es por igual, pero ¿qué pasaría si el contacto de la red social vive en otra época?

Eso es lo que Taki descubre, que hay diferencias temporales entre él y Mitsuha, pero como diría Antoine de Saint Exupéry: “Haz de tu vida un sueño y de tu sueño una realidad”.

LOS ASTROS SE ALINEAN

Mitsuha y Taki cada día van comprendiendo y manejan mejor este extraño incidente, ajustan su vida a la del otro, lo que de alguna manera funciona, pero algo cambia cuando el deslumbrante cometa Tiama ilumina la noche de ese 3 de octubre de 2013, y un trozo del mismo destruirá el pueblo de Itomori donde vive Mitsuha.

La historia de estos dos adolescentes está unida por un listón rojo creado por Mitsuha con el cual sostiene su cabello, y que un día antes del suceso del cometa se lo regala a Taki, quien no la conoce aún, pero lo acepta y lo usa como su amuleto.

El hilo rojo es una leyenda de la mitología oriental, los japoneses tienen la creencia de que las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique, para los chinos es mediante el tobillo; esta leyenda surge cuando se descubre que la arteria lunar conecta el corazón con el dedo meñique; se dice que un anciano vive en la luna, sale cada noche y busca entre las almas aquellas que están predestinadas a unirse en la tierra, y cuando las encuentra las ata con un hilo rojo del destino para que no se pierdan, uniendo los meñiques con los corazones, creando un interés compartido y la unión de los sentimientos.

El hilo existe independientemente del momento de sus vidas en el que las personas vayan a conocerse y no puede romperse en ningún caso, aunque a veces pueda estar más o menos tenso, pero es muestra del vínculo que existe entre ellas.

La abuela Hitoha y Taki, en distintos momentos, afirma: “Las cuerdas representan el flujo en si mismo. Las cuerdas se tuercen, tambalean, se desenredan, se conectan de nuevo. Eso es el tiempo.”

La idea central sobre el intercambio de cuerpos es rebasada a través de la abuela Hitoha, la cual busca mantener vivas las tradiciones de su pueblo, ella habla de “Musubi”, una palabra que significa “tejer” o “conectar”, que la vida es “Musubi”, que la naturaleza es “Musubi”, que las relaciones entre las personas son “Musubi”; no por nada el apellido Miyamizu literalmente significa “santuario de agua”.

La cinta permite al espectador ver esa filosofía sobre las conexiones invisibles de la vida, la relación entre los protagonistas, aunque “nunca” se hayan encontrado; es también una conexión; la canción Nandemonaiya del grupo de rock Radwimps, que se toca al final de la película dice: “Tú lloras cuando estás feliz y ríes cuando estás triste. Porque tu corazón te sobrepaso a ti” y efectivamente, a veces se ríe sin razón, a veces simplemente se llora. Pero ¿el destino es lo suficientemente fuerte como para unir a personas pase lo que pase?

La mejor respuesta la tendrá ahora nuestro corazón…