Banner




Ud. está aquí
Banner

Las Mayorías Parlamentarias

Correo electrónico Imprimir PDF
congreso

*Deberán Reordenar Partidas Presupuestales

*Es Para Mantener los Compromisos Públicos

*También en Cumplimiento de Metas Trazadas

*No es Sencillo el Panorama, Sino Complejo

*Se Cobijará a Unos y se Descobijará a Otros

Por Alejandro Zapata Perogordo

En los próximos días tomarán posesión los nuevos integrantes del Congreso, tanto Senadores como Diputados, ambas Cámaras estarán compuestas por una mayoría de morenistas y sus aliados, con la fuerza necesaria para tomar por sí solos importantes decisiones.

 

De las primeras a enfrentar de relevancia son la Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos de la Federación, ambos decretos inciden en la viabilidad financiera del Estado Mexicano y en la tan pregonada política de austeridad. Los temas de inauguración tienen alto contenido técnico y requieren de una cuidadosa confección.

Estamos ciertos que en términos formales esas iniciativas son presentadas por el Ejecutivo en turno, sin embargo, es obvio que el equipo del virtual Presidente es el encargado de su elaboración.

Ahora bien, las expectativas creadas en los últimos meses han ido a la alza en cuanto a las medidas de ingreso-gasto en el gobierno, directamente en relación a mantener una política fiscal -cuando menos de inicio-, sin mayores cargas tributarias y, por otra parte eficientizar el manejo de los egresos.

Para mantener los compromisos públicos y cumplir con las metas trazadas se tendrán que reordenar múltiples partidas presupuestales en aras de una congruencia anunciada, comenzando seguramente con un cuadro de cero déficit a la vez de prever procesos de descentralización que llevarán su costo.

El panorama no pinta sencillo, tiene un alto grado de complejidad, quienes conocen de esos menesteres están conscientes de que con bajar los salarios de la burocracia es insuficiente, es preciso meter tijera en rubros adiciónales para estar en posibilidad de reorientar el gasto.

Dos cuestiones son previsibles, pues el destino del gasto a ciertas áreas implica restar recursos a otras, así mientras se cobija a unos se descobija a otros, esos movimientos deben calcularse muy bien para evitar sobresaltos y desequilibrios en la administración.

Por otra parte, la orientación del presupuesto contiene cargas ideológicas que definen el particular estilo de quien gobierna, circunstancia que sentará desde ahora un precedente para los próximos años, indicativo determinante para proyectar el camino sexenal.

Así de entrada se da por sentado por un lado el acompañamiento de las mayorías parlamentarias y, por otro, la evidente señal de hacia dónde iremos.

Escribir un comentario