Banner




Ud. está aquí
Banner

Certeza Política y Seguridad Económica

Correo electrónico Imprimir PDF
jose_antonio_meade
donald_trump

*Corresponde al Gobierno Conducir el Proceso Electoral

*El INE Debe dar Certidumbre Nacional e Internacional

*El Pueblo sin Garantías Ante Decisiones mal Tomadas

*Legitimidad, si hay Eficacia Política y Además Liderazgo

Por Ulises Corona*

En días recientes el actual Secretario de Hacienda y Crédito Público, José Antonio Meade, señaló en entrevista radiofónica que existen factores de riesgo respecto de la viabilidad de nuestra política económica, tanto actual como la futura; es decir que, si bien los indicadores económicos son, en términos generales estables, habrá factores de riesgo financiero, o como él lo señalo “factores de incertidumbre” que en mucho habrán de incidir en el acontecer nacional.

 

Se refirió a la negociación que actualmente lleva México, con sus homólogos de los Estados Unidos y Canadá, sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio, las próximas elecciones en el año 2018 y acciones de política monetaria, refiriéndose a malos manejos financieros, a decisiones erróneas al respecto.

Coincide conmigo el Secretario Meade, pues si bien lo económico determina lo político, hemos  estado atados a decisiones económicas de coyuntura, en las que no siempre somos los causantes quienes las provocamos; contrario a ello, son determinaciones por un lado, internacionales a las que nuestro país se debe de adaptar, como medidas económicas inoperantes en nuestro contexto, o tomadas desde el escritorio por tecnócratas ajenos a México, o simplemente medidas si bien de economía liberal, muy ajenas a nuestro proceso de crecimiento económico.

Tanto la negociación del TLC como los factores de incertidumbre que maneja, son acciones que desde el gobierno se toman, muchas veces en la duda por que sean decisiones trascendentes, otras por miedo a las consecuencias poco populares, y otras veces por desconocimiento de nuestra política económica; decisiones que solo a ellos como Gobierno competen, donde la sociedad no tiene más que ajustarse el cinturón y no bajar la guardia; por cierto, frases muy trilladas y que a cada final de sexenio escuchamos.

En lo que respecta al proceso electoral del 2018, tengo que aclarar que, de acuerdo a la función constitucional   corresponde al Gobierno llevar la conducción del Proceso. Si bien el INE es Órgano Constitucional Autónomo, a esta institución le atañe dar certidumbre tanto nacional como internacional al proceso electoral. Independientemente de los partidos políticos y de los actores que se suban a la palestra, es función de las instituciones nacionales y de los representantes de estas -oficiales u opositores- en quienes recae la responsabilidad de dar credibilidad y seguridad jurídica a esta función.

Por lo que solo resta el revisar el papel de la sociedad, la organizada y la dispersa, a quienes en ambos casos recae la consecuencia de los hechos y son quienes llevan el mayor costo tanto político como económico de todo esto.

En términos de responsabilidades compartidas, al pueblo que es sustentador de la soberanía, no tiene garantías de que acciones de Gobierno mal tomadas, o decisiones equivocadas en los procesos electorales, presidenciales y locales y muchos municipales; tenderán a desdibujar la muy raquítica paz social.

A los temas del Secretario Meade, agregaré, las crisis pre guerra en el Norte de Irak, la crisis del dólar en Rusia y países aliados, los asuntos de separatismo en España, los conflictos en Venezuela que México también condenó, las implicaciones sociales, políticas y económicas del Muro fronterizo, la vinculación ya conocida de Gobernadores con el narcotráfico, los otros Gobernadores presos y prófugos, el descontrol huachicolero ahora no solo en Tlaxcala y Puebla sino también en Hidalgo; la acelerada delincuencia al interior del país en Guerrero, Tamaulipas, Guanajuato, Estado de México y ahora Ciudad de México; los problemas de descontrol operativo en los penales del interior de la República, y desde luego los aún presentes rezagos de los recientes sismos.

Al fin de cuentas, la legitimidad debe de partir de la eficacia de la política y del liderazgo de nuestros gobernantes; éste si existe nos blindará de todo cuanto a factor de riesgo exista, de lo contrario solo la capacidad de subsistencia social será la que pueda mantener el control de la misma, y ya no se podrá contener, con una selección de futbol mediocre, o telenovelas fantasiosas; ni con festivales multitudinarios, ni con populismo que ya agota. Los factores de riesgo ya no solo económicos sino también sociales están tocando la puerta, espero que alguien pueda verlos y atenderlos prontamente.

* Académico UNAM-FCPyS


Escribir un comentario