Banner




Ud. está aquí
Banner
Banner

¿En qué Sexenio fue que se Descompuso el País?

Correo electrónico Imprimir PDF
enrique_penia_nieto
ricardo_anaya
ernesto_cordero_arroyo

*Y un día se Disolvieron los Huracanes Políticos

*Hoy la Podredumbre Está Lastimando el Olfato

*De Algunos Obuses Lanzados por Ricardo Anaya

*En el Senado la Situación, de Seguro Empeorará

Por Jesús Michel Narváez

¿Dónde y cuándo se descompuso el país?

Lo fácil es decir que la podredumbre saltó en 2006. Sí, en diciembre, en el momento mismo en que Felipe Calderón decidió agitar el avispero y los criminales disfrazados de abejas salieron.

O echarle la culpa a Miguel de la Madrid por haber impuesto e impulsado el neoliberalismo, después de la tragedia económica que le heredó José López Portillo.

Quizá remontarnos a los tiempos de Luis Echeverría y afirmar que su populismo derrotó los principios de la sacrosanta y moribunda Revolución Mexicana.

Adelantar el reloj nos lleva a Carlos Salinas de Gortari, quien fue reformador, aunque no se le reconozca e insertó a México en la globalidad.

Al término de su gobierno y como consecuencia del asesinato de Luis Donaldo Colosio, se vio obligado a echar mano de lo que tenía y así se decidió por Ernesto Zedillo Ponce de León en lugar de Manuel Camacho Solís.

Quizás la descomposición afloró en el sexenio 1994-2000.

Porque con todos los defectos que tenía y tiene el PRI, el presidencialismo, el peso del Jefe del Ejecutivo frente a los otros dos poderes de la Unión, México estaba en paz social, aunque el 68 la desestabilizó y el 71 aumentó las protestas.

En 2000, fecha de la “transición de terciopelo”, el país tomó otro rumbo.

Marcado por un bono democrático inmenso, pero con el contrapeso de la mayoría priista en el Congreso de la Unión, Vicente Fox no pudo, no quiso, no supo la forma de conducir al país.

Imitado por Felipe Calderón, quien secuestro al PAN al igual que su antecesor, el triunfo en las elecciones de 2006 provocó severas reacciones, mayores que las de 1988 cuando se cayó el sistema y arrasó Salinas de Gortari. La diferencia principal fue el inicio de sembrar el odio, aplaudir el encono y desplegar todos los esfuerzos para desconocer al gobierno.

Las inconformidades, con o sin razón, crecieron hasta llegar al momento en el que nos encontramos y que nadie ha sabido o podido responder con hechos que las amainen.

En 2012 parecía que las aguas volverían a su cauce por el indiscutido triunfo de Enrique Peña Nieto, quien sustentó su campaña presidencial en sus éxitos como gobernador del Estado de México y por el carisma que le permitió al PRI ganar en diversas entidades durante elecciones locales. Y en la frase que ahora es el epitafio: el nuevo PRI sí sabe cómo gobernar.

Los huracanes políticos se disolvieron. Y el Pacto por México permitió a Peña Nieto alcanzar las reformas estructurales deseadas y pensadas durante décadas, pero que nunca cristalizaron.

El ferrocarril del Gobierno marchaba sobre vías sólidas, seguras, sin curvas peligrosas.

El pasado, sin enterrarlo, había quedado en eso: en el pasado y si bien se recordaba era para no cometer los mismos errores.

Y sin embargo se replicaron con mayor intensidad. Hoy, en el proceso electoral, lo aflora es la podredumbre, el olor que hiede y que lastima el olfato de millones de mexicanos.

¿Dónde y cuándo se nos descompuso el país?

METEORITOS

Los obuses lanzados por Ricardo Anaya en contra del gobierno actual tuvieron sus efectos: el de hacer recordar los yerros cometidos por la administración federal y que se “solventaron” sin que se supiera cómo. A nadie le queda clara la razón por la cual uno de los secretarios, que viene desde el Estado de México, permanece en su cargo después de los señalamientos y el socavón. ¿Habrá fuero para quienes traicionaron no la confianza presidencial sino de los ciudadanos? Cuestión de esperar a fin de mes para conocer las listas de los plurinominales que irán al Congreso de la Unión en septiembre de este año. *** Siguen los comentarios por la presencia de Luis Donaldo Colosio Rojas “cobijando” a Ricardo Anaya. Hijo de quien dejara en el discurso un legado para el PRI y el país, no cayó nada bien que se aliara con los enemigos de su padre. Cosas de la política. *** A pesar de los elogios que algunos empresarios y otros analistas financieros le han hecho a Ildefonso Guajardo, jefe de la misión mexicana que re negocia el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, hay voces que cuestionan su tibieza que, incluso, tiene “irritados” a los canadienses porque a todo lo que pone sobre la mesa Estados Unidos se dice que sí. Solamente los que están en las mesas sabrán si es verdad o no la molestia de Chrystia Freeland, jefa de la misión de Canadá. *** Para sorpresa del Fiscal General de Nayarit, Petronilo Díaz Ponce, en el aseguramiento de uno de los ranchos del Roberto Sandoval encontraron muebles, tabiques, cocina, dos autos, pero ninguno de los cerca de 70 caballos pura sangre que adquirió el exgobernador en criaderos de Europa. ¿Cuándo se los llevó que nadie se dio cuenta? Y lo peor ¿dónde están? ¡Que lo averigüe el Fiscal!

BRILLA EL SOL

El choque entre los senadores Ernesto Cordero y Angélica de la Peña obedece a las instrucciones que surgieron del PRD y de boca de Jesús Ortega. De acuerdo con versiones no desmentidas, el PRD “protegerá” a su candidato, Ricardo Anaya de las críticas y señalamientos que formula el presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, a quien la minibancada perredista que encabeza Luis Sánchez pretende que Cordero abandone su cargo. La respuesta es no, porque la acción proviene del CEN del PAN y directamente del candidato frentista. Las cosas todavía se pondrán peor. *** De Tuxtla Gutiérrez llega la información de primera mano: “Todavía no está resuelto el diferendo entre verdes y tricolores, aunque será el próximo 23 cuando se defina. Es la fecha límite para el registro de candidatos al gobierno del Estado”. Mientras las cosas se aclaran definitivamente, Rutilio Escandón, el candidato de Morena cabalga en caballo de hacienda por la selva Lancandona. *** Jorge Gaviño Ambriz tiene garantizado un asiento en el primer Congreso Legislativo de la Ciudad de México. Buscará ser diputado por el Distrito XXII ubicado en Iztapalapa y está inscrito como candidato de mayoría relativa pero también plurinominal. A diferencia de otros candidatos de Por México al Frente, Gaviño también será apoyado por Nueva Alianza que hoy con Juan Gabriel Corchado tiene esa posición en la última Asamblea Legislativa.

Escribir un comentario